Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¡Debemos parar esta deriva suicida!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 21 de mayo de 2008, 03:51 h (CET)
Nunca se me ocurriría criticar o hablar mal de don Manuel Fraga, ha sido y es un referente insustituible para todo aquel que sienta los valores de la derecha. No obstante, debo reconocer que el tiempo no pasa en balde para las personas y ya le empieza a pasar factura a nuestro querido don Manuel, como les ocurre a todas las personas que han tenido una vida pública tan rica como la suya. El mismo Jordi Pujol, una vez retirado de la primera línea de su partido, quizá impulsado por la nostalgia del poder, últimamente ha tenido algunas intervenciones que, por desgracia, han dejado de tener aquella ponderación, aquella sabiduría y aquel sentido de la oportunidad que tanto le caracterizaron; aunque debo confesar que ideológicamente militamos en campos antagónicos. No me cabe duda de que, quizá impulsado por esta evidente simpatía que le une al señor Gallardón, molesto porque el señor Rajoy no le haya concedido una mayor importancia a su pupilo y, muy probablemente, convencido de que la causa de que el señor Gallardón no ocupe puestos de mayor relieve en el partido es por culpa de doña Esperanza Aguirre, parece que, el presidente honorario del PP, ha entrado en uno de sus habituales arrebatos y ha descargado, injustamente, todo hay que decirlo, sus iras sobre la presidenta de la comunidad de Madrid.

Si nos atenemos a quienes en la actualidad sostienen, contra viento y marea, los valores genuinos de todos aquellos que hemos pertenecido o somos simpatizantes del PP, son sin duda personas como Esperanza Aguirre, María San Gil, Mayor Oreja, Zaplana y Aceves; al menos son los que, públicamente, han demostrado serlo. No dudo que habrá miles y puede que cientos de miles de simpatizantes que siguen manteniendo su esperanza en que el partido reconsidere este cambio de rumbo que vienen fijando estos recién llegados a los puestos directivos, que parece indicar una peligrosa aventura hacia lo desconocido que, sin duda, puede dar al traste con el PP de confirmarse la tendencia. Resulta incomprensible o quizá no tanto, dadas las especiales condiciones que tuvo que afrontar don Manuel para formar el partido, que en la actualidad se pueda prescindir de la opinión de setecientos mil miembros del partido y de seiscientos mil simpatizantes más, para designar a dedo a quien deba ser el Presidente y, mucho menos fácil de asimilar, es que, una evolución en las ideas básicas, una modificación de actitudes ante temas fundamentales como puedan ser el del separatismo o el de las concepciones cristianas que siempre han sido el fundamento de la doctrina del PP; puedan ser modificadas, dulcificadas u obviadas, en aras a un mayor entendimiento con el partido del Gobierno.

Esta campaña, no sé si auspiciada, consentida o ignorada por el señor Rajoy, en contra de la señora Aguirre y, ahora, últimamente, de María San Gil; es la demostración más palpable de que cualquier intento de exponer o reivindicar los valores del PP o, al menos, opiniones discordantes con las que mantienen los neófitos que ocupan la cúpula del partido, está condenada a ser ninguneada, tapada, obviada y despreciada, al efecto de que quede desacreditada antes de que pueda tomar fuerza en el próximo Congreso del PP, del mes de junio. Lo he dicho en otras ocasiones, pero no me cansaré de repetirlo, si se persiste en ignorar la opinión mayoritaria de las bases, si las elecciones de compromisarios, en las distintas circunscripciones, se limitan a meros amaños encaminados a conseguir que sólo exista una candidatura, y se intente poner la mordaza del silencio a todos los discrepantes; no les quepa duda de que el PP va a sufrir una verdadera debacle en las elecciones del 2012.

No sé si de aquí a entonces habrá algún valiente, como lo ha sido Rosa Diez, que se anime a recoger el descontento de los millones de simpatizantes que tenía el PP, para enarbolar la antorcha de los valores y los ideales fundacionales que, con tanta ilusión, hicimos nuestros la mayoría de los que, hasta ahora, continuábamos votando a los populares; pero si no ocurriese así, si el PP se convirtiera, por mor de las nuevas ideas de apaciguamiento, entendimiento, oposición blanda, falta de crispación, actuaciones moderadas y colaboraciones con el Ejecutivo socialista ­– que, por cierto, está encantado con el rumbo que toman las cosas y se hace cruces y se felicita de que el PP ¡por fin!, se haya plegado a sus condiciones –; en un partido sin objetivos y valores propios y se limitase a evitar las confrontaciones a cara de perro, para ir cediendo hacia lo que, una parte de la sociedad pretende, respecto a temas de la enjundia del aborto libre, de la desmembración de España, de la condena del castellano y de la degradación de la sociedad, consistiendo, sin luchar, la implantación de asignaturas como “La Educación para la Ciudadanía” y la limitación de los derechos constitucionales de los individuos, para caer bajo la égida de un Estado omnímodo, que se ha apropiado de los tres poderes ejecutivo, legislativo y judicial para implantar de hecho, el sistema totalitario; convirtiendo a la democracia en una caricatura de sí misma.; les aseguro que sería el RIP del PP o al menos, del PP de siempre.

Entonces, con todo el dolor de nuestro corazón, y conscientes de que España ya no tendrá salvación, deberemos dejar de darle nuestro apoyo y rezar para que surja, de alguna parte, un líder patriota que diga ¡basta! a esta miserable desintegración moral y política a la que nos vienen abocando estos resucitados de las tumbas de la II República.

La responsabilidad que el señor Rajoy está contrayendo ante un electorado, con el nuevo rumbo iniciado, no le va a exonerar, en el futuro, de las consecuencias que, para el PP, puedan tener unas actuaciones a todas luces precipitadas, carentes del espíritu democrático que le demandan las bases y que hacen peligrar los mismos cimientos de la organización. Creo que está a tiempo de rectificar y, les aseguro, que sería el primero en felicitarle y felicitarnos a todos los amigos del PP. Busque apoyo en la experiencia de aquellos que siempre han acertado en sus predicciones, como el señor Mayor Oreja, sume y no divida y, lo que es primordial, no caiga de nuevo en las trampas y engaños de este mago del engaño que es el señor Rodríguez Zapatero. España se lo agradecerá.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris