Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Actualidad y reflexión

Pascual Falces
Pascual Falces
martes, 20 de mayo de 2008, 03:52 h (CET)
La actualidad se recoge en los medios en forma de noticias, “últimas noticias” -en muchas ocasiones, aunque la última noticia sea tan sólo que “son las siete y cuarto de la tarde” (p.e.)-. Y, también, en una multitud de comentarios sesgados acerca de las anteriores. Son los que en forma de opiniones dan trabajo y condumio a las gentes de “pluma”, que se dice. Más, muy poco se lee, se ve o se oye, en cuanto a las consideraciones objetivas que merece el momento en que se vive. La observación de unos y otros acaecidos -la noticia y sus coletillas-, es lo que sustenta a esta ventilada columna, que, sin otro asiento que el berroqueño firme del Macizo Central Ibérico, y, sirviéndose de un potente catalejo instalado al aire libre, se propone en cada nuevo comentario comunicar lo que se distingue a campo abierto.

Existen noticias de actualidad que se agotan en el mismo día en que surgen. Y, otras, se repiten hasta la saciedad, obligando a la “gente” de pluma a estrujarse el cacumen con perspicacia para darle “nuevos” sesgos de atención. “A la finitiva” -como decía Dolores, la recia aragonesa que cuidaba de los niños de Epifanio-, la fuente de noticias redunda y la falta de imaginación aburre. Con estos materiales se consigue la influencia que los comentaristas ejercen sobre la opinión pública.

Si las elecciones recientes se pudieran repetir a los tres meses de ser llevadas a efecto, los resultados serían distintos. Pocas veces se ha registrado, como ahora, la sensación de que unos y otros votantes, de los dos grandes partidos, están arrepentidos del signo de la papeleta que eligieron. Incluso, de haberse molestado en acudir a depositarla. Tal vez eso, lo saben muy bien los mandamases de cada partido, y, por ello, se cuidan muy mucho de tener en cuenta esta posibilidad. Ambos confían en la próxima campaña electoral, cuando ya olvidado lo actual, la palabrería y la oferta mentirosa trazarán un nuevo panorama de fantasía que confían les proporcione nuevos y suculentos votos.

Una buena parte de los veinte millones y pico de españoles que ejercieron su derecho a voto, se sienten defraudados. Precisamente aquellos que decantaron el resultado final. Nunca han sido tan velozmente arrasadas las expectativas forjadas a lo largo de aquella agobiante campaña que tanto se deseaba que concluyera. La incógnita de si había crisis o no, de si era tan sólo “desaceleración” o crisis pura y dura, al mes y pico de las elecciones se ha despejado con siniestra perspectiva. El terrorismo de origen vasco, mató un par de días antes del “nueve de marzo”, y lo ha vuelto a hacer un mes después. La “guerra del agua” y otras desilusiones se amontonan.

Por otro lado, los votantes del PP al sabor de la derrota, desabrido para unos y amargo para otros, han tenido que contemplar el lamentable espectáculo de los mandos del partido apuñalándose entre ellos como si del final de una tragedia barata se tratase. De aquellas en que moría “hasta el apuntador”. Los partidos más poderosos, que ni siquiera han intentado entenderse para el bienestar general, solo han ganado en un desprestigio que a nadie beneficia, salvo a los malandrines y bandoleros de la cuestión pública. La España del “Chiqui-chiqui”, en cambio, emerge como nueva esperanza. A esto se llama “hacer un pan con buenas tortas”.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris