Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Etiquetas:   Televisin  

RTVE

Javier Esparza
Redacción
viernes, 7 de enero de 2005, 03:47 h (CET)
RTVE es una olla de rumores sobre el fuego de las declaraciones de sus responsables. El pen ltimo calentn al guiso se lo ha dado la directora general, Carmen Caffarel, que achaca la p rdida de audiencia de TVE a la herencia recibida. Sera un simple t pico si no fuera porque el director de TVE, Juan Menor, fue nombrado por el PP y confirmado por el PSOE, es decir, que la herencia recibida es Menor.

Mientras tanto, portavoces autorizados del Gobierno siguen echando lea al fuego. Tras las andanadas de Solbes sobre la privatizaci n, ahora el mismsimo Zapatero se queja de la deuda y, simult neamente, amaga con la apertura del mapa en abierto, lo cual ha sido interpretado de diferentes maneras. No es la primera vez que alguien promete ms canales privados; son promesas que suelen cumplirse s lo a medias. En todo caso, se trata de tierras donde reina la mayor incertidumbre.

Mucho ms claro est el asunto de la deuda de RTVE. Que RTVE padezca una deuda insondable es grave, pero ni mucho menos letal para el Estado, ni tampoco esa deuda lastra la cifra convencional del dficit p blico. El dficit es una cosa y la deuda es otra distinta. Usted, en su contabilidad dom stica, puede terminar el mes con supervit si tiene dinero en el banco. Pero si en esas cuentas incluyera usted el total de la hipoteca de su casa, es decir, su deuda, entonces terminar a siempre con dficit. La deuda no computa como d ficit para el Estado, del mismo modo que el capital pendiente de su hipoteca no le impide a usted ahorrar algn dinerillo al a o. Son cuentas distintas, por as decir. Por supuesto, el Gobierno lo sabe. Y tambi n sabe que ese dinero de la deuda no podra dedicarse a fines sociales: sencillamente, si la deuda se salda, la cuenta desaparece, igual que desaparecer a su hipoteca de usted. El mensaje, ms bien, deber a haber sido este otro: hagamos una televisin p blica de servicio a los ciudadanos y sin doble financiacin.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris