Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Carta abierta al señor José Mª Lassalle

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 18 de mayo de 2008, 06:43 h (CET)
Verá usted, señor Lassalle, me temo que como bisoño en el puesto que, por lo visto, le ha asignado el señor Rajoy, un puesto que, por lo que se deduce, le permite a usted ir avasallando a diestro y siniestro, como es habitual que les ocurra a aquellos creídos de si mismos a quienes se les faculta para mandar sin tener las suficientes aptitudes de mano izquierda, templanza y respeto por los demás y que, acaban, indefectiblemente, por ser defenestrados, a veces, por los mismo que les colocaron en el cargo. Dicho esto, con la autoridad y la legitimidad que me confieren mis largos años como fiel votante del PP (me temo que esta etapa, si Dios no lo remedia, se está acabando) y mi larga experiencia acumulada a lo largo de mi dilatada existencia, le voy a decir algunas cosas que, quizá, ya se les debieran haber dicho sus progenitores en su tiempo, para evitar que incurriera, ya de mayor, en errores tan garrafales como los que hoy han salido reflejados en la prensa española.

En primer lugar, recordarle que, aunque usted ha tenido cargos dentro del partido, puedo asegurarle que, antes de que el señor Rajoy le pusiera en el puesto que ocupa, no creo que le conociera nadie de los que formamos la base, los que votamos y nos hemos fiado del PP hasta ahora. En cambio, vea usted por donde, la señora María San Gil es una vieja conocida de todas las personas de bien, no sólo del PP, sino de la mayoría de los españoles que amamos a España. Y no por ser un aspirante a un premio de belleza, como parece que es usted, sino por ser una veterana luchadora por las libertades, la españolidad y las vidas de las personas en el País Vasco. El prestigio que tiene esta señora se lo ha labrado a base de esfuerzo, sacrificio y valor lo que, perdóneme que se lo recuerde, nadie le reconoce a usted salvo, claro está, los miembros de su propia familia.

Es una groseria, una horterada y una falta de tacto y respeto para una compañera de partido, una señora de su categoría e importancia y una heroína de los vascos; el cometer la bellaquería de proferir una frase, como la que se dice que usted pronunció, de un jaez tan bajo como es la siguiente: “¿Quién es esa tía, es que no se ha enterado que el PP ha cambiado?” Si en PP se había caracterizado por algo que lo diferenciaba, claramente, de su oponente, el PSOE, le puedo asegurar que era por los modales, la clase, la educación y el saber estar de todos sus miembros ante esa zafiedad propia de los paletos venidos a más. Sin embargo, debo rectificar mi opinión al respecto porque, al parecer, dentro de este cambio que usted, de una forma tan espontánea, nos anuncia se pude incluir la defunción de tales cualidades. En cualquier caso, creo que sería conveniente que algunos de los que han entrado a formar esta nueva “hornada” de dirigentes –todos nombrados por el sistema dactilar, por su jefe de filas, el señor Rajoy –, nos explicara a los diez millones trescientos mil votantes del PP en qué consiste este “cambio” que se nos anuncia.

Y es que, cuando un partido lleva fundado desde 1989 en funcionamiento, y muchos de los que le hemos apoyado ya lo hacíamos a Alianza Popular del señor Fraga, ha mantenido sus mismos valores, sus criterios políticos; su orientación hacia el cristianismo; su defensa a ultranza de los principios morales, éticos y religiosos que nos legaron nuestros ancestros; la idea de una España unida y sin fisuras, como señala nuestra Constitución; la defensa al derecho de la vida y la condena del relativismo desintegrador; que, de pronto, nos salga alguien que, sin que haya existido un debate de ideas entre todos los miembros del partido, sin un preceptivo congreso donde democráticamente se hayan expuesto las distintas opiniones y sin que, francamente se lo he de decir, a nadie nos merezca la menor confianza lo que usted pueda decir u opinar; el que, en unos días, lo que fue haya dejado de ser y que las ideas y principios que se defendían antes de las pasadas elecciones hayan quedado obsoletos y que, de pronto, nos tengamos que embaular –porque a alguien se le ha ocurrido decirlo –, que el PP de siempre ha dejado de serlo y se ha convertido en otra cosa, otra formación política u otra institución con fines distintos; permítame que se lo diga: es una tomadura de pelo a las bases que los votaron. Diré más, para que quede suficientemente claro: es una canallada.

No se puede pedir el voto en apoyo de un programa político, social, ético y moral, para que, después de haber perdido las elecciones por segunda vez, ahora piensen retranquearse y utilizar los votos que les dimos para emplearlos en una causa y para unas intenciones distintas a aquellas para las que les fueron otorgadas. A esto, en España y en la Conchinchina, se le llama una monumental estafa. Verán, yo no sé lo que piensan las demás personas que han votado al PP, pero si, como me imagino, somos muchos los que compartimos la frustración de esta rentré en la nueva legislatura, me temo que este “nuevo PP” que usted parece anunciar va a tener muchas dificultades para continuar siendo del segundo partido del país. Mire usted, estamos hartos de chulos y mal educados, para esto ya nos bastan los del otro bando; aquí, si es que quieren salir adelante y llegar, algún día, a alcanzar el gobierno del país, lo que hace falta es que se mantengan firmes las ideas y se ponga al frente del partido a gentes avezadas, capaces, honestas y que sepan aceptar el funcionamiento democrático dentro de la formación; todo lo contrario nada más conduce a un final cantado: el fracaso.

Noticias relacionadas

Verdades que no podían contarse

La historia aparece llena de metepatas y renuncios, y allí está Villarejo para grabarla

Más medidas contra la violencia de género

Que en un par de días haya cuatro asesinatos por violencia machista indica que se debe proteger más a las mujeres y a los menores

Un PSOE perplejo al ser combatido con sus mismas armas

“Mateo 7:2 -Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”. (Santa Biblia)

Hacerse mayor

Soy partidario de que cuando nos refiramos a las personas longevas no se le denominen viejas

Plagios y titulitis

Un autor es reconocido con un premio literario por el que verá editado su libro, hete aquí que el título coincide con un verso de otra poeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris