Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Singular tratamiento médico

Manuel Villena (Granada)
Redacción
sábado, 17 de mayo de 2008, 05:41 h (CET)
Me animo a escribir este relato por el asombro, incredulidad y a veces hilaridad queha producido en aquellos jóvenes y no tan jóvenes cuando les he contado lassituación, rigurosamente cierta, que acontinuación expongo.

Corríanlos últimos años de la década de los 50 del pasado siglo, época de escasez, paliada ésta a base de fatigas ysucedáneos.

Enfermedades,hoy desconocidas gracias a las vacunas, como: sarampión, paperas, varicela,tosferina, etc eran muy frecuentes. El único tratamiento que existía erapadecerlas cuanto antes. Sólo la viruela era combatida preventivamente con sucorrespondiente vacuna.

Laenfermedad objeto de este escrito se refiere a la tosferina. El “chavea”, conuna tos de perros, acudía acompañado de la madre al galeno, éste diagnosticabala enfermedad y junto al tratamiento farmacológico recomendaba un cambio deaires, que bien podría ser una estancia temporal en la playa, ya que el airehúmedo era beneficioso para eliminar la dolencia. Ante tal recomendación lamadre no rechistaba y el ingenuo infantese veía haciendo castillos de arena. ¡Qué infeliz! No sabía el iluso pequeñuelo que habíasucedáneos para casi todo. La sabiduría popular había descubierto, en Granadacapital, un lugar con un microclima tan húmedo como el de la costa y que surtíalos mismos efectos sanadores. Este lugar estaba enclavado en el puente de laRedonda que salva las vías del ferrocarril.

Durantevarias tardes nos imponían la agradable obligación de ausentarnos de la escuela(conviene recordar que había escuela todas las tardes de lunes a sábado,exceptuando el jueves) con objeto deacudir al citado lugar para facilitar la curación del enfermo. Después delalmuerzo los enfermos, acompañados por las madres nos dirigíamos al saludable “microclimagranatensis”. Salíamos de la ciudad, atravesábamos la Vega por veredas ycaminos. Ya en nuestro destino lo primero que encontrábamos era una multitud de enfermos acompañados de sus “enfermeras”; aquellos aplicados a susjuegos infantiles, éstas en corrillos de animada conversación. Todo quedabainterrumpido en el momento que alguna “enfermera” o enfermo divisaba un tren aproximarse,daba la voz de alerta y toda la chiquillería se agolpaba en las barandillas delpuente. En ese mismo momento, en que la locomotora pasaba por debajo, elmaquinista abría algún dispositivo que hacía liberar tal cantidad de vapor queen segundos nos transportaba a Londres o similar. Mientras duraba la “británicaniebla”, y siguiendo las instrucciones previas, respirábamos profunda y aceleradamente tratando de introducirla mayor cantidad posible de aire húmedo en nuestro aparato respiratorio. Estaacción se repetía cuantas veces pasaba una locomotora. ¡Ay del maquinista queno abriese el vapor! Toda su familia era recordada atribuyéndole gran cantidadde epítetos irreproducibles en este escrito. El singular tratamiento durabavarias tardes, una vez remitida laenfermedad se suspendía a pesar de los protestas de los enfermos. Durante unastardes habíamos cambiado de aires sin salir de Granada y en la mismísimaRedonda. Increible pero cierto.

Quién no conozca la ciudad de Granada es conveniente informarle que hoy día la Redonda es una de las arterias más importantes por donde discurre un intensísimo tráfico rodado.

Noticias relacionadas

La Orden del Mérito Civil, recompensa para los embajadores

Se concede por la relevancia de los servicios civiles prestados al Estado español

Santa Bárbara

Todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena

Desconfianzas y absurdos

La pobreza extrema crece en muchas partes del mundo

¿Juzgamos la rebelión catalana o la unidad de España?

“Seremos tan fuertes como unidos estemos y tan débiles como lo divididos que estemos” J.K. Rowling

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris