Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Elecciones en EEUU

Edgar Villanueva (México)
Redacción
sábado, 17 de mayo de 2008, 05:41 h (CET)
La actual contienda electoral de Estados Unidos ha tenido un gran seguimiento, no solo dentro del país sino al alrededor del mundo. La causa de esto es que por primera vez en la historia de los Estados Unidos hay dentro de la contienda electoral dos precandidatos fuertes que dejan a un lado el estereotipo presidencial. Una mujer y un afroamericano.

Las precandidaturas demócratas de Hillary Clinton y Barack Obama tienen un gran significado dentro de la sociedad estadounidense. Con ellos se podría marcar el inicio de una nueva era en la que se romperían las tendencias negativas del pasado y se distinguiría por la igualdad de oportunidades sin discriminación por género ni origen.

A pesar del significado que tendría el triunfo presidencial de los demócratas se tiene en juego más que el cambio en la conciencia social el mantenimiento del statu quo nacional e internacional. Los discursos de los candidatos demócratas giran en torno al cambio de la política exterior, mientras que el discurso republicano en el fortalecimiento de la economía.

A nivel internacional se muestra simpatía por los precandidatos demócratas, debido a la lucha social que representan sus figuras y también al posible cambio que darían a la política estadounidense. Este cambio en la política exterior podría dar ventajas a la comunidad internacional en el marco de la actual crisis económica de Estados Unidos. Viéndolo en extremos podría significar el declive de su poder hegemónico.

Pese al gran avance en la idiosincrasia americana por el papel actual de los demócratas, se tendrá en juego el mantenimiento de la seguridad estadounidense. El electorado finalmente se decidirá por una restructuración económica en lugar de un giro en la política exterior, prefiriendo el estado actual de las cosas en lugar de la incertidumbre.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris