Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

San Gil & Aguirre, ¡Qué desastre para España!

José Luis Palomera
Redacción
sábado, 17 de mayo de 2008, 05:41 h (CET)
San Gil, la misionera, la inventora, la docta, la inteligente, la luchadora, la enfermera, la salvadora de los desamparados, la madre de todas nuestras alegrías, la inventora del remedio de la enfermedad incurable..., y qué decir de Aguirre, lo mismo, tanto o más...“¡ Qué enorme desastre para España!” cuando estas dos señoras se mosquean con un señor de barba que dice ser Presidente oficioso de diez millones de insípidos votantes“¡

Y no es que yo sea del presidente oficial, de algo más de diez millones de votos tan insípidos como los anteriores, yo sólo soy de mí y de mis ideas y aunque comprendo que en una España fanática de políticas y politiqueros el enojo de las señoras en cuestión parezca ser el mayor caos conocido, a mí lo que en verdad me tiene preocupado es el aumento del paro, la inflación, las hipotecas, las injusticias, los asesinatos que se pagan en prisiones de tres estrellas, las víctimas que hoy no lo serían si la ley fuera ley y no ponzoñosa bazofia de la pandera España.

Lo único que han hecho las señoras ya mencionadas es dedicar parte del tiempo que habrían dedicado a sus hijos y familias, a la política. Eso sí, muy bien remuneradas, además de fama rango por paga extra.

Mi madre, nuestras madres, dedicaron su tiempo a sus hijos, a su familia, a los enfermos y otros menesteres, dando vida alimento y educación a sus vástagos y ha cambio no recibieron nada, o muy poca cosa. Muchas la muerte en manos de asesinos machistas. Otras, como la madre de Sandra Palo, o los padres de Mari Luz Cortés la niña de 5 años de Huelva, entre otros cientos de casos, además de lo anterior recibieron de extra paga tener que soportar la libertad del asesino de su hija apenas después de unos años enterrada; en el caso de los padres de Mari Luz vivir con la amargura de saber que su hija estaría viva si en España la justicia no fuera un esperpento bodrio de donde comen y disfrutan cientos de inútiles con carrera de derecho. Infames leyes en virtud de políticas y políticos.

Un político el mejor político habido y por haber en todo nuestro andar Terreno no es más ni menos que la savia del sabio gandul. Gandules de pensamiento propio que no son otra cosa que fanáticos discípulos de sus adorados líderes de tripas flojas y otras camadas.

Estos días San Gil, muy enojada ella de tanta aguirremanía, propinó un vasco puñetazo encima de la mesa y España se sumió en el mayor de los caos. Periodistas, presentadores y políticos echaban humo mientras las emisoras no cesaban de gemir “San Gil se ha enfadado, la que se ha liado”; Demasiada presión para una España repleta de exaltados Fans de políticos y políticas y crueles excesivamente crueles imberbes para la sangre de las víctimas y los inocentes.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris