Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Con el telar a cuestas  

Te mando besos vespertinos, Tina

Ángel Sáez
Ángel Sáez
sábado, 17 de mayo de 2008, 05:12 h (CET)
Con su(pre)mo cariño, a mi dilecta sobrina Natalia, porque hoy, viernes, dieciséis de mayo de 2008, cumple años. Ergo, querida, recibe, de corazón, amén de una pequeña cantidad de pasta o plata, contante y sonante, mis ¡muchas felicidades!

Mi vida:

Hoy, en Algaso, la capital de la ribera ibera de Navarra, hace una tarde inmejorable (la temperatura es ideal para pasear por una de sus playas imaginarias; ¿te apetece?; ¿nos acompañamos?), espléndida.

A mí, como (supongo) a ti y al resto, también me molesta que me manden mal, quiero decir, quienes no saben. Aceptaré, de buen grado, que, de cuando en vez, lo hagas tú (por ser vos quien sois; es broma), pues sueles llevar a cabo dicho verbo con cierta solvencia. Y es que hay mucho ignorante en el arte de ordenar. Hay que mandar de tal manera que el que recibe la orden se sienta útil, orgulloso de cumplir lo sugerido, propuesto o recomendado por otro.

Tranquilízate, Tina. Tómate un mate y reinicia la tarea. Ya verás qué bien encaja todo.

Lo lamento, de veras. Te suplico que me perdones. No olvides esto, que, si me molesta alguno de tus comentarios, acaso sea porque te amo como un crío al primer y definitivo Amor de su vida.

Muchas veces te comparo y cotejo (buscando semejanzas y diferencias) con mi madre (otra buenaza, y muy trabajadora, como tú; siempre dispuesta a echar una mano). Está bien enseñar al que no sabe, pero cuando es siempre la misma persona la que limpia la escalera y demás zonas comunes y nadie te toma por modelo o arquetipo, mejor ocuparte de lo tuyo y disfrutar, como hace el resto, de su tiempo de ocio o asueto.

Pasa de los chismes, dimes y diretes de tus vecinos. Haz el bien (que sé que lo haces, sin esperar nada a cambio) sin mirar a quién.

A mí (que otrora me plugo) ahora me disgusta trasnochar (pero no te dejaré sola en ningún sitio, para, así, poder defenderte; porque hoy la vida se está poniendo muy insegura en cualesquiera “cronotopos”).

Escucho o leo que me amas y me (brin)das días de vida. Yo te amo como nunca antes amé a nadie, como a ninguna otra mujer (ni hombre) jamás (de los jamases) amaré.

Coincido contigo. La distancia propicia algunos errores, tuyos y míos. Sé que tú, con el ensalmo de una única frase y un par de besos, mis predilectos, borrarás en un pispás o santiamén, quiero decir, de un plumazo, mis absurdas conjeturas.

Celebro que seas paciente y tengas tanta mano izquierda conmigo. Puedes estar segura de que te amaré aun después de haber finado mis días en la tierra y nunca te fallaré con ninguna otra mujer (ergo, mucho menos aún con hombre). Encontré (bueno, corrijo la presunción; Dios quiso que hallara) a la mejor mujer para mí, tú, Tina. No perderé, por culpa de una idiota tentación, el mayor tesoro concentrado que hay en este mundo, repleto de diamantes, que admiro y adoro, tu persona arrebatadora, tu personalidad atrayente.

Te agradezco los besos matutinos y te mando otros, vespertinos, con parecidas virtudes a los tuyos, palingenésicos.

Se alegra de que estés siempre a su lado y le ames quien te admira y adora y quiere lamerte con arte la anatomía y mimarte y mirarte hasta extasiarse y dormirse entre tus brazos, tu

Félix Unamuno.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris