Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Rajoy contra el sentir común

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
sábado, 17 de mayo de 2008, 05:12 h (CET)
La mala suerte le acompaña a Mariano Rajoy. La prueba más evidente es que en su agenda política llevaba el problema del agua, como uno de los asuntos clave. Dicho problema puede empezar a resolverse si la primavera sigue su curso natural.

Actúa tarde en sus interpelaciones al Gobierno y está dejando pasar de largo numerosas injusticias contra la ciudadanía. No se le oye como líder, carece de portavoz creíble, los "sorayos" viven asustados, "su niña Soraya" está desaparecida en combate y José María Lasalle representa el esperpento en lo que se ha convertido el partido Popular.

En la única intervención que ha tenido Soraya, además de semejar que recita la lección de la niña ‘repipi’, parece que pide perdón al Gobierno, en vez de mostrarse seria, rigurosa y firme. En el PP ya están hartos de sus maniobras "obreras" y de sus mentiras de media tarde. Y no solo sus propios compañeros; recuerden que llevó la mentira a la COPE, donde Losantos acabó por descabalgarla de su inconsistencia.

Mariano Rajoy se va a tener que enfrentar a un grupo de oposición dentro de su propio partido, como consecuencia de la mala cabeza de "su Soraya". Cada día son más diputados y senadores del PP los que "juran en Arameo" contra la portavoz y contra la marcha del partido. A ello se une la ‘delicada’ actuación del rácano diputado, José María Lasalle, al increpar a la ínclita María San Gil con aquello de “¿Quién se ha creído que es esta tía…”?

Decíamos que Mariano actuaba tarde y mal. Si la tardanza ha quedado demostrada, la mala actuación tiene su fundamento en la noche electoral. En aquel momento debió cerrar su etapa al frente del PP. Lleva dos meses con paños calientes, frente a los cientos de peticiones de afiliados, senadores y diputados de su propio partido, además de los ciudadanos que no dejan de pedir que se marche y no haga mas daño. Lo mejor es que se baje del barco ahora, sin esperar ni siquiera al congreso de junio.

El sentido común de la ciudadanía se ha convertido en el látigo que le va a fustigar durante toda la legislatura, desde el momento en que no escucha a la calle. Y si no escucha a la calle estando en la oposición ¿qué es lo que no será capaz de hacer si llega -que no llegará- al Gobierno?

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris