Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Morir sin dolor

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
viernes, 16 de mayo de 2008, 04:39 h (CET)
A la facultativa Sylvie Menard se le ha diagnosticado un carcinoma de osamenta. Al conformar su papel de doctora con el de enferma le ha encaminado a trocar algunos de sus talantes frente al padecimiento. Antes era incondicional y estaba a favor del suicidio asistido. Ahora se opone a la eutanasia. Así lo asevera en una entrevista publicada en la revista Huellas.

Veterana discípula del maestro Veronesi –inventor de la última voluntad vital en Italia– atestigua que siempre permaneció persuadida de que cada persona debe disponer de su existencia, pero "cuando me puse enferma, cambié radicalmente de postura". "Cuando enfermas, la muerte deja de ser algo virtual y se convierte en algo que te acompaña en la vida diaria". Y entonces me dije: "voy a hacer todo lo que pueda para vivir el mayor tiempo posible". Fue en aquel momento cuando la erudita Menard ejecutó un cambio total en sus postulados y si antes se enfrentaba a los tratamientos paliativos, que los consideraba de salvajismo, ahora comprende que "hoy cualquier cosa me vale, si implica una nueva posibilidad de vida".

Sylvie Menard afirma que "no quiere tener dolor" y que "el enfermo tiene derecho a aliviarlo". En cuanto a la evocada autosuficiencia de quien, por padecimiento la extravía, Menard cavila que "incluso si uno no está en la plenitud de sus facultades y no puede levantarse porque está tendido en una cama, pero sigue contando con el afecto de sus familiares, incluso en esas condiciones, merece la pena vivir".

Como aquejada y como doctora tutela con vehemencia las atenciones paliativas. Revela que "son cuidados para la persona, no para la enfermedad", puesto que "pueden eliminar el dolor"; sigue aseverando que el remedio paliativo "es todo aquello que mejora la calidad de vida del paciente en fase terminal". Y como facultativa, ratifica que "a la medicina no se le pide que cure la enfermedad, sino que cure al paciente".

Se podría afirmar, como conclusión, que vivir sin raíces cristianas es vivir en el infierno.

Juan Pablo II aseveró que: "El Estado tirano, presume de poder disponer de la vida de los más débiles e indefensos, desde el niño aún no nacido hasta el anciano".

_____________________

CLEMENTE FERRER ROSELLÓ. Presidente del Instituto Europeo de Marketing, Comunicación y Publicidad. Madrid

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris