Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

¡Ay! de los ‘principios’, en política

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
viernes, 16 de mayo de 2008, 00:59 h (CET)
El llamado “giro hacia el centro” de Rajoy y la tormenta que está generando dentro del principal partido de la oposición, invita a reflexionar. Exagerando un poco, podría decirse que es un enfrentamiento entre ‘fundamentalistas’ y ‘moderados’.

Si la política es el arte de lo posible, invocar demasiado los ‘principios’ puede ser lo más antipolítico. Porque los llamados ‘principios’ pueden no dejarnos ver la realidad, que es lo que trata de gestionar y transformar la política. La buena política.

En política hay ideales; es decir, objetivos hacia los que dirigirse. No hay dogmas. No es que todo sea relativo, pero no todo es posible, y menos de golpe y a cualquier precio. Los ideales son metas que se considera que hay que alcanzar para el bien de los ciudadanos en general. Llamarles ‘principios’ corre el riesgo de sacralizarlos, como si se tratara de una religión.

Un partido y sus líderes, si quieren moverse, como es lógico, en el campo de la política, más que ‘principios’ sacralizados, lo que necesitan son ideales –objetivos a largo y a corto plazo- a alcanzar con las reglas propias del juego político y siempre dentro de un marco ético. Otra cosa, son utopías, deseos o planteamientos cerrados u obsesivos, que, por nobles y bien intencionados que puedan ser, les llevan al ostracismo o a no gobernar nunca. Y si llegan a gobernar, fácilmente derivan en sectarios y autoritarios, más servidores de sus ‘principios’ que del bien común.

Parece que el “giro hacia el centro” de Rajoy es necesario al Partido Popular, si no quiere seguir perdiendo elecciones. Esto no es convertir el partido en simple instrumento electoralista, sino instalarlo en la compleja realidad de las cosas. No es oportunismo, porque no renuncia a sus ideales, simplemente los desacraliza y adapta sus estrategias al juego político razonable.

No se trata de defender a Rajoy, ni de criticar a Maria San Gil o Mayor Oreja, a los que se coloca en el ala dura del partido. No se trata de criticar a estas posturas, entre otras cosas, porque son legítimas y defendidas por personajes de acreditada categoría política y moral, que han liberados su batallas en la durísima experiencia de una situación vasca en que han peligrado sus vidas. Se trata, simplemente, de advertir que, con frecuencia, la Política en mayúsculas debe tomar alguna distancia del ardor de la primera línea del combate, en que la radicalización es fácil.

Probablemente Rajoy no esté acertando en el ritmo y los modos de su renovación. Y esto le está costando un precio alto; entre otras cosas, la pérdida de personajes que seguramente debió retener. Maria san Gil, que es todo un símbolo, constituye hasta ahora el último episodio. Rajoy es un buen luchador parlamentario, pero le falta la habilidad –maneras y tono- que, como gallego, se le suponía.

___________________

Wifredo Espina. Periodista y exdirector del Centre d’Investigació de la Comunicació.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris