Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Error tras error, ¡así se destruye un partido político!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 15 de mayo de 2008, 05:05 h (CET)
La dirección del PP “espera y confía”… y a mí se me ocurriría preguntar a la dirección del PP y, más concretamente, al señor Rajoy y a su neófita, la señora Saenz de Santamaría, ¿qué diablos es lo que esperan y confían? O, ¿es que estaban convencidos de que sacando el tomahawk indio y empezando el escalpelo de las figuras más señeras del PP, todo iba a ser coser y cantar? Es posible que este seño, que se está forrando a costa de las arcas del PP, este “monstruo” experto en preparar campañas para después perderlas una tras otra, este señor Elorriaga, que tanto parece complacer al señor Rajoy, se creyó que, expulsando a Zaplana y Aceves, desoyendo a Mayor Oreja, ninguneando a doña Esperanza Aguirre y asegurando la reelección de Rajoy para líder del partido en el próximo Congreso de Valencia, ya lo tendría todo solucionado y que no se producirían, entre las bases fieles a la gaviota –que siempre han tenido claro quienes, en el partido, han recogido sus inquietudes electorales y sus valores éticos, religiosos y morales, y defienden la unidad de España y, quienes, por el contrario se han limitado a arrimar el ascua a su sardina, procurando asegurarse su poltrona, mientras aguardaban la ocasión oportuna para hacerse con el poder – las reacciones previsibles por tamañas insensateces; es probable que se esté dando cuenta de que ha errado en sus proyectos y que ha metido a Rajoy en un lío del que, difícilmente, va a librarse de salir trompicado, si no herido de gravedad en su porvenir político.

El goteo de desgracias parece que no se detiene y, hoy ha sido el puntal del partido en el país vasco, la señora San Gil, esta heroína que se ha merecido el respeto de todos los simpatizantes del PP, la que le ha propinado otra sonora bofetada al presidente del partido y a toda esta camada de cachorros con los que pretende enfrentarse a los pesos pesados del PSOE. Me estoy imaginado las carcajadas de Rubalcaba, De la Vega, Pepiño Blanco y del mismo Alonso cuando observan como su opositor se está convirtiendo en un gatito de angora, manso y sin uñas, en manos de principiantes, pijos y fatuos creídos y convencidos de que con cortesías, buenas palabras y sonrisas seductoras a los nacionalismos y al PSOE, van a conseguir llevar a su terreno a los correosos directivos de dichos partidos. María San Gil tiene madera de líder como la tienen Esperanza Aguirre y Zaplana, sin embargo, vean ustedes por donde estos nuevos cargos, reclutados por el señor Rajoy, van haciendo todo lo preciso para quitárselos de encima. Ya la Soraya amenazó, con petulancia, de sancionar a Mª Fernanda Rudí por haberse abstenido en la votación del transvase (porque no es otra cosa por mucho que quieran camuflarlo, de las aguas del Ebro a Catalunya). ¿Qué pretenden en definitiva? Al parecer hacer un PP a imagen y semejanza de un partido democristiano que medre de las migajas que le vaya tirando el partido de Zapatero. ¿Qué semejanza podremos encontrar los votantes con aquel partido que defendía con valentía nuestros valores? ¡Ninguna!

Son demasiados los representantes de la vieja guardia del PP a los que se les ha dado esquinazo; son muchos de los ideales, las creencias, los sentimientos y los principios éticos y morales que parece que se están tambaleando en este PP de nuevo cuño, aposentado en pilares tan débiles como los que parece que se están aceptando en esta metamorfosis que se pretende implantar de cara ¿a qué? Aclarémosnos, señores directivos y dígannos: ¿cómo piensan afrontar el tema del aborto?, o ¿los matrimonios homosexuales?, o ¿la eutanasia?, o el mismo tema de la religión católica, sin dejar de banda el de la Educación y los derechos constitucionales de los padres para elegir el tipo de educación que han de recibir sus hijos. ¿Es que piensan abjurar de sus responsabilidades para que no les llamen “crispadores”? Es posible que les importe más que les llamen “antipatriotas” que el denunciar la forma irracional, absurda y partidista con la que el gobierno de Zapatero hace frente a la crisis económica o cómo está despilfarrando el dinero de los españoles subvencionando a aquellos que especularon y, por su afán de ganancias, ahora están al borde del abismo. ¿No van a protestar de las insinuaciones que hicieron los empresarios, especialmente los banqueros, que pretendían que se metiera mano en el Fondo de Garantía de las Pensiones?

El señor Rajoy se ha convertido en un ídolo con pies de barro, entregado a un incompetente que ha sido incapaz de hacerle ganar una elección y que, no obstante, parece que dispone de una poción mágica para que no le hayan echado con cajas destempladas de su cargo. Faltan cuatro años para las próximas elecciones y, aunque parezca mucho tiempo, en realidad no lo es si es que debemos reaccionar y buscar un revulsivo a este partido, que nada tiene que ver con el que votamos y que lleva el camino de ser una más de las rémoras del PSOE. Tenemos material más que suficiente para construir una buena dirección. Hay personajes que son muy válidos y se pueden recuperar para la política, como son el señor Cascos, el señor Vidal Cuadras y el señor Rato. Los hay que debieran plantearse tomar la inciativa y entrar en una nueva aventura política como pudieran ser Esperanza Aguirre, Zaplana, Acebes, Mayor Oreja, María San Gil, Pizarro, Montoro, Matas, y muchos otros que sería prolijo enumerar, pero que, sin duda, serían una magnífica base, un excelente banderín de enganche para que, todos los que estamos desengañados, pudiéramos apoyarlos, ya fuera en el mismo PP o, si no fuera posible, en otro partido como ha hecho, con valentía, la señora Rosa Diez de la que, sin embargo, me separan otros temas que no me permiten votarla.

Lo verdaderamente llamativo de esta situación kafkiana es que, los del Gobierno están pasando por su particular “infierno”, no sólo en el tema económico, sino entre ellos mismos, como se ha visto en el caso de la financiación catalana y la reacción que está suscitando tal preferencia en las otras comunidades socialistas. Un avispado político, un líder indiscutido e indiscutible ya hubiera enfilado sus baterías para sacar provecho de la situación recordándole al Ejecutivo sus promesas preelectorales, sus despilfarros de dinero y sus equivocaciones en temas como el suministro de aguas a regiones que carecen de ellas o su flagrante “trágala” cuando han tenido que acudir al transvase del Ebro, a pesar de haberlo rechazado cuando se opusieron al PHN del PP. Nada de eso ha ocurrido, en su lugar luchas por el poder, cortar cabezas a políticos de probada valía y la incorporación de nuevas figuras para intentar dar la sensación de renovación, cambio de actitud ante las comunidades separatistas y abdicación de su deber de defender una España unida y solidaria. Puede que muchos adictos al PP tengamos que hacer lo que dijo el premio Nóbel de literatura, J Benavente: “¡Cuántas veces se pasa uno al enemigo para huir de los amigos!

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris