Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

“Educación para la ciudadanía”. ¿Objeción de conciencia?

Carlos Roces
Redacción
miércoles, 14 de mayo de 2008, 05:25 h (CET)
Una campaña mal llevada

La campaña debe ir encaminada hacia la educación de los responsables y los irresponsables que ocupar el “Banco Azul” y los escaños del Parlamento de España.

Han sido nombrados democráticamente y representan a los ciudadanos de esta Nación, bien llamada España. Pero nadie los ha educado.

Es urgente que sean educados en el respeto a la verdad, en el cumplimiento de la palabra dada, en los principios básicos de la “Declaración Universal de los Derechos Humanos”, como son el Derecho a la Vida y la Libertad de los ciudadanos del Mundo en cuestiones de Educación y Religión.

Deben ser educados en el Respeto a la Familia, respeto a las personas y, sobre todo, en el respeto a Dios.

Las Ilustres mujeres y los Ilustres caballeros que forman el Consejo de Ministros/as necesitan ser educados por expertos en pedagogía, en cursillos intensivos, para que cambien radicalmente antes de que sea demasiado tarde. Porque ellos/as deberían dar ejemplo en el respeto a la Constitución que han jurado o prometido defender. Si ellos se olvidan de su contenido no pueden pretender que el resto de los/as españoles/as respeten los Principios Constitucionales.

El único sistema para educar a la “Ciudadanía” es el buen ejemplo. Si quienes estar en el Poder en estos momentos no respetan la Constitución, están, hoy, dando un pésimo ejemplo, tanto a los niños estudiantes como a toda la ciudadanía.

Tanto en Castilla-La Mancha como en el resto de España, deben de suspenderse esas campañas dirigidas a paliar unos efectos. Las Campañas deben hacerse en contra de las causas de los males. Y hoy, en España, la causa del mal está en Poder, en la cúpula, en su mal ejemplo, en su falta de respeto a los derechos de la ciudadanía. Así no se puede gobernar ni se puede educar.

Déjense de vías judiciales. Es una lamentable forma de perder el tiempo. Quienes no respetan ni a Dios ni a los hombres tampoco respetarán una sentencia de un Juez, en el improbable caso de que fuese libre para dictarla.

Noticias relacionadas

Reflexiones sobre Pascuas

Universidad en la diversidad

Donde hablamos de chaqueteros, incremento del paro catalán y otros

“Los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible. Los políticos por hacer imposible lo posible”. (Bertrand Russell)

TV1 y R.M Mateo, al servicio incondicional de P.Sánchez

“El pueblo solo es soberano el día de las elecciones” Castelao

¡Ay Carmena!

En la locura de esta campaña electoral os miro a los “poderes emergentes” de aquella primavera ciudadana. No quiero emular a Quevedo, pero la actualidad dice que la temida locura ha entrado en vuestros reinos

​Alan y Allende

García se convirtió en el segundo presidente socialdemócrata en la historia americana en tirarse un tiro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris