Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Amenaza el Molt Honorable President

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
martes, 13 de mayo de 2008, 06:42 h (CET)
Todo empezó cuando Franco. De los campos, pueblos y ciudades castellanas desaparecieron con el transcurso de los años tres millones de ciudadanos. Tres millones de personas que se tuvieron que ir porque Franco colocaba las industrias donde no había gentes que las mantuvieran en marcha. Así que tres millones de castellanos tuvieron que dejar sus casas y marchar a buscarse la vida a otras partes, contribuyendo a la riqueza y al avance de otras regiones, contribuyendo al envejecimiento, a la pobreza y a la desertización de la suya propia.

En nuestros pueblos quedan cada día menos habitantes. A esos habitantes de lugares pequeños y aislados se les presupone los mismos derechos que a los demás españoles, son ciudadanos que pagan los mismos impuestos que los afortunados habitantes de áreas urbanas mejor pobladas. Y a esos pueblos alejados, deshabitados y depauperados hay que llevar correo, sanidad, enseñanza y otros servicios fundamentales con la misma calidad que a cualquier otro ciudadano. Con la misma calidad, insisto, aunque sean pocos, estén muy lejos y por ello salga muy caro.

Esos tres millones de castellanos están contribuyendo al desarrollo económico de otros lugares de España junto con los naturales de ellos. Regiones como Cataluña, avanzadillas económicas de la nación, progresan y avanzan también gracias a quienes se vieron obligados a salir de Castilla. Con Franco y después de Franco. Tres millones, tres, que pagan sus impuestos en Cataluña, en el País Vasco o en Valencia, por ejemplo, no en Castilla.

Y ahora Montilla, el Molt Honorable President viene a decirnos que ese dinero de los impuestos de los catalanes, esos que paga cada ciudadano en lógica proporción a sus ingresos, se debe quedar en Cataluña. Eso o la secesión, amenaza el Presidente de la Generalitat. O me pagas o nos vamos. Pura mafia.

Que nos devuelvan esos millones de castellanos, que nos los devuelvan, que trabajen aquí, que triunfen aquí, que progresen aquí, que estudien aquí, que paguen sus impuestos aquí. Que nos los devuelvan. Y entonces llevar la sanidad, el correo, el agua, la limpieza, las carreteras en buen estado y el comercio a sus pueblos saldrá más económico. Incluso podrá ir el médico dos días a la semana a algunos pueblos, habrá maestros, se podrá acceder a Internet… Más: hasta puede que en alguno de los pueblos de las cercanías haya oficina de farmacia. O un banco.

Se olvida Montilla de que los impuestos los pagan personas individuales, no los paga Cataluña o esta Castilla convenientemente dividida en varias regioncillas de la señorita Pepis. No, los pagan las personas. Individualmente. Y según sus ingresos. Más, el que más ingresa. Y el Estado debe garantizar que todos los ciudadanos, incluso los que no hayan emigrado y permanezcan en su desertizada, desindustrializada, envejecida y deshabitada comarca tengan acceso a la misma o parecida calidad de vida. Incluidos los que viven en los minúsculos pueblos de Tierra de Campos, por ejemplo. O en los gélidos pueblos de los Picos de Europa, o de la Sierra de Gredos.

Los catalanes han tenido suerte, no les han dividido Cataluña en varias comunidades autónomas y tienen unos grandes políticos con gran influencia en la vida política, económica, cultural y social de España. En cambio en Castilla tenemos… tres millones de ciudadanos menos. Además son gente emprendedora, industriosa y trabajadora. No hay casi ninguno en las guías telefónicas de Castilla. En cambio en las de otras regiones de España hay más Pérez, Rodríguez o Montilla que en varias de las provincias castellanas juntas. Sí, ya sé, considero que no todos son hijos de la emigración como Montilla.

Siempre nos hablan con amenazas, siempre con tensión, siempre con exigencias y lloros. Como en Padania, como en Santa Cruz de la Sierra, siempre los ricos exigiendo a los menos afortunados. ¿Pero una de las labores del Estado no es precisamente reducir las diferencias sociales? El que paga más impuestos es porque tiene más ingresos.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris