Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Lencería fina   -   Sección:   Opinión

144 gratacós arte para usar

Teresa Berengueras
Teresa Berengueras
@berealsina
domingo, 11 de mayo de 2008, 08:29 h (CET)
Carmen y Gloría Gratacós son la tercera generación de su familia que se dedica a la fabricación de tejidos de alta calidad. Cuando alguien en Barcelona y alrededores quiere un tejido especial siempre acude a la tienda que las hermanas Gratacós regentan en el Paseo de Gracia, allí, seguro que encontrarán lo que buscan. Ahora estas hermanas han ido más lejos y con la colaboración de la diseñadora Nuria Baulies y del artista italiano Giosafat han convertido su tienda en una singular galería de arte. Nuria Baulies ha creado una prenda que va mucho más allá del típico foulard mientras, por su parte, Giosafat ha aplicado su peculiar mirada sobre el mundo del arte para crear el envoltorio más apropiado para arropar estos diseños. Nuria, que viene de Roma donde estuvo y está vistiendo a las clases elevadas de la Ciudad Eterna, quiere hacer lo mismo con la sociedad barcelonesa, quiere que las catalanas lo mismo que las romanas hagan de sus foulard una pieza fundamental más que un complemento, ya que sus diseños en seda, concebidos como pieza única y obra de arte pueden ser llevados como capa, en forma de estola, túnica, mantón, toga e incluso como un pareo estival ya que se trata de piezas versátiles que admiten todas estas combinaciones e incluso más, de acuerdo con la creatividad de las usuarias. Estos diseños van abiertos en dos cortes profundos para así permitir sujetarlos en la forma que se quiera, sobre la espalda, en la cabeza, en el pecho o en la forma habitual alrededor del cuello. De ellos tan sólo se han hecho 144 que no dudamos van a ser claros objetos del deseo que se verán multiplicados por sus diversas facetas y formas, “durante dos meses he estado dedicada plenamente a la creación y realización de estas 144 obras en seda” nos dice Nuria Baulies durante la presentación de su trabajo.




De pie, Nuria Baulies y Giosafat (apoyado en el sillón). Sentadas, Carmen Gratacós y Gloria Gratacós.


Si cada una de estas prendas es una obra de arte lo mismo podemos decir de los cubos que las contienen. Giosafat, artista multidisciplinar italiano de nueva generación ha creado los 144 cubos realizados en un material especial que sirven de contenedor a los “foulards”. Cada cubo mide ciento cuarenta y cuatro milímetros de arista y lleva inscrito el número que le corresponde del 1 al 144, dentro de cada uno de ellos va un “foulard” y un catálogo de 12 por 144 centímetros y existen doce catálogos distintos, uno por cada serie y siguiendo con los números les diremos que ya que esta exposición fue creada para un año bisiesto el precio de cada cubo es de 366 euros, tantos como días tiene este año. Tanto número es una parte de la creatividad de este artista y también director de teatro a quién le gusta expresarse mediante esta arquitectura numérica. En esta ocasión Giosafat ha escogido esta tienda barcelonesa para su trabajo consistente en integrar el arte y la cultura en la vida cotidiana, para él las galerías de arte y los museos se han convertido en empresas mercantiles mientras que, paradójicamente, una empresa comercial deja más libertad a la hora de la creación ya que tiene un público que potencialmente desea adquirir el producto vestido de obra de arte. Para Giosafat “la pasión y la magia son demasiado importantes para dejarlos en manos de las reglas económicas” por ello parte de su trabajo consiste en analizar el mercado y darle alas, cuestión ésta bastante compleja pero que en esta ocasión ha contado con la complicidad de la familia Gratacós. Esta exposición tiene una particularidad, estará abierta mientras quede algún cubo por vender, así que aprovechen ya que en su día estas creaciones de Nuria Baulies y Giosafat, por su carácter de únicas, podrán alcanzar un alto valor en el mercado del arte. Nunca se sabe.

El miércoles por la noche y en el marco del Teatro Tívoli los bailarines del Ballet Nacional de Cuba a las órdenes de Alicia Alonso estrenaron “El lago de los cisnes”. La precisión de los componentes de este ballet en la interpretación de esta conocida obra hizo estallar en aplausos en varias ocasiones al público que llenaba la sala. Emotivas fueron las primeras ovaciones en que irrumpió el público al descubrir en uno de los palcos a Alicia Alonso vestida de gala tal y como la ocasión requería y con más fuerza resonaron cuando al final de la representación la diva salió a saludar en varias ocasiones desde el mismo escenario. Aunque la coreógrafa cubana hace años que no baila sus pupilos son alumnos aventajados y hoy por hoy el Ballet Nacional de Cuba es una de las compañías de danza más importantes del mundo.




Foulard de la exposición 144 Gratacós.


Y seguimos con la música ya que esta semana me siento rodeada de fusas y corcheas. El jueves al mediodía la cita fue en el Palau Muntaner, una joya del modernismo y donde hoy se aloja en Barcelona la Subdelegación del Gobierno español. Allí nos había citado Carlos Hartmann para darnos a conocer la programación del X Festival de Música Clásica del Castell de Santa Florentina, otra joya de la arquitectura modernista ya que su patio de armas fue remodelado por Doménech i Muntaner. Después de los parlamentos protocolarios hubo un piscolabis donde me encontré con Nené Hartmann, madre de Carlos, con la que estuve hablando de diversos temas y a la que encontré muy enfadada como buena “culé” que es. Nené, que es una perfecta anfitriona, me invitó a pasar unos días en su casa que es nada más y nada menos que ese fabuloso castillo donde se celebran los conciertos veraniegos.

De concierto a concierto. El jueves noche me acerqué, invitada por “The Colomer Group”, hasta el Palau de la Música, que este año celebra su centenario y en donde la Royal Philharmonic Orchestra of London dirigida por Bramwell Tovey daba un único concierto junto con el pianista Freddy Kempf, la obra Finlandia de Jean Sibelius, el Concierto para piano y orquesta números 2 de Rakhmàninov y la Sinfonía número 8 de Antonin Dvorák fueron perfectamente ejecutadas por esta afamada orquesta y aplaudidas por el público asistente. Tanto el pianista como la orquesta correspondieron a los aplausos con la propina de un bis cada uno de ellos, el pianista, cómo no, con Chopin y la orquesta con un Brahms que contó con la complicidad del público.

Hay a quién lo separan antes en el Museo de Cera que en los juzgados. Al Duque de Lugo, que todavía anda en aquella extraña cosa del “cese temporal de la convivencia”, lo han sacado a las bravas y sin consultárselo de la sala “real” del Museo de Cera de Madrid ya que, al parecer, los responsables del mismo se han erigido en juez y parte. Y como Jaime de Marichalar es tan buen aficionado a la llamada fiesta nacional lo han mandado al rincón de los toreros y los toros y por allá anda, su triste figura cerúlea, haciendo compañía al Juli y hasta al toro que mató a Manolete. A veces la vida es muy triste y lo envía a uno desde la “sala real” al burladero. Esta vez los responsables del Museo de Cera se han pasado tres pueblos a no ser que desde altas instancias se les haya hecho alguna insinuación de obligado cumplimiento.

El secreto más grande de todos los tiempos ha sido desvelado esta semana. En su biblia de cabecera, es decir la revista “Hola”, la de la aristocracia y en la que muchas suspiran por ser portada, Tita Cervera, Baronesa Thyssen por su matrimonio, ha presentado a la sociedad española a sus dos niñas, por fin hemos podido conocer a Carmen y Sabina, estadounidenses de nacionalidad pero hijas de Carmen en los papeles que es como serlo en realidad. Amplitud de hojas, multitud de fotos y un texto “ad hoc” escrito por uno de los capitostes de la revista son la partida de nacimiento a la vida pública española de estas dos niñas tan monas y simpáticas como su madre. Pronto han comenzado a saborear las mieles de la popularidad estas dos niñas a las que todavía les queda mucho tiempo para igualar el número de portadas de su hermano Borja aunque ya están en igualdad de condiciones en cuanto al número de apariciones en “Hola” con su sobrino Sacha del que tan sólo les separan año y pico, así que no será difícil que dentro de una quincena de años las andanzas de unas y otro sean pasto de la prensa llamada del corazón si es que todavía subsiste. No hubiera estado de más, dado que la señora Baronesa, como es habitual en ella, no ha percibido estipendio alguno por esta exclusiva para el “Hola”, que esta sesión fotográfica hubiese sido abierta también para el resto de la prensa. Hubiera sido una muestra más de la habitual elegancia y saber hacer de Carmen Thyssen que siempre ha mantenido buenas relaciones con toda la prensa porque la prensa siempre la ha respetado.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris