Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Marcar la X de la Iglesia

José María Moncasi de Alvear
Redacción
sábado, 10 de mayo de 2008, 03:31 h (CET)
Este que escribe es austero en la vida y en familia. Es una de las ventajas de ir ligero de equipaje. Gracias a mis padres que predicaron con el ejemplo. Poseer barcos, cortijos y coches de gran cilindrada son signos de ostentación. El pasado fin de semana un amigo navegaba en barco ajeno. Es lo mejor. El día de pesca no daba los frutos que esperaba y llegó un momento que uno de sus hijos se zambulló al agua. “A partir de ahora pescamos sin red ni caña”, dijo. A pelo.

Esta frase me recuerda que esta semana se ha dado el pistoletazo de salida de la campaña de financiación de la Iglesia española. Los obispos a partir de ahora se quedan solos ante sus cuentas. Dependen sólo de las cruces que marquen los contribuyentes. Sin red y todo, las cruces marcadas se espera vayan en aumento.

Según datos de la CEE, el año pasado fueron siete millones los declarantes, católicos o no, que no sólo valoraron el trabajo generoso de la Iglesia sino que asumieron como suyos los valores del evangelio. Me refiero a que marcaron la “X” en la declaración de la renta a favor de esta institución. Bueno, era el tope fijado en el anterior sistema de financiación que este año ha desaparecido.

La Iglesia del siglo XXI recibirá lo que le concedamos los contribuyentes. Un simple gesto es necesario. Marcar su casilla, sin más complementos. La de la Iglesia es complementaria a la de Otros fines sociales. Se puede marcar las dos a la vez o una sola. En mi caso lo tengo claro y no soy el único.

Es muy probable que si hubiera un mayor conocimiento del alcance social que supone la inclusión de la “X” en el recuadro correspondiente a la Iglesia, sería el mayor número de declarantes que lo marcarían.

El economista José Barea, quien realizó un estudio de las prestaciones sociales que aporta dicha institución a la sociedad, concluyó que “si la Iglesia no prestase los servicios que ofrece a la sociedad, el Estado tendría que aumentar los impuestos”. Y es que la iglesia católica, en servicios asistenciales, ahorra al Estado más 31.000 millones de euros. Los datos: En sanidad gestiona 107 hospitales, 128 ambulatorios y dispensarios. Lleva la gestión de 876 centros para ancianos, enfermos crónicos, terminales y minusválidos, que acogen a 387.356 personas al año.

Si admitimos que la política eficaz no es el de la exclusividad, sino de la integración, concluiremos que los servicios prestados por la Iglesia al Estado no sólo le ahorran a esta última millones de euros, sino que contribuye al bien de los ciudadanos.

En fin, que este año es el de la verdadera financiación de la Iglesia española y ésta se emplea en adaptarse a los tiempos. De momento ya se puede ver su propia campaña publicitaria, dividida en dos fases. La primera, explicando a los ciudadanos la inmensa labor social y espiritual que realiza en nuestro país, que les he explicado líneas arriba. Y, en la segunda, persuadir y convencer a los ciudadanos para que les otorguen, rellenando la cruz, su confianza. La campaña es novedosa, ya se lo digo a ustedes. Los medios son los más actuales.

La marca es su eslogan. Sus imágenes y mensajes, atractivas y sugerentes: “Por tantos”. Una campaña limpia, sin descalificar a nadie. Me gusta. La Iglesia, que trabaja de una manera recta y limpia, fácilmente levanta celos, suspicacias, envidias. Su mensaje es revolucionario. Se habla de nobleza, de generosidad, de honradez, de amabilidad, de generosidad. El mundo está necesitando que despertemos a los somnolientos, que animemos a los tímidos, que guiemos a los desorientados. Es motivo para marcar la X de la Iglesia.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris