Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El perejil y el fundamento

Eamon Sheeran (Murcia)
Redacción
viernes, 9 de mayo de 2008, 17:04 h (CET)
Desde su torre de marfil Don Roberto Esteban Duque nos sigue regalando sus perlas (del faux) En su artículo "El dominante laicismo invasor" !!!(Los signos de admiración son mios) nos regala esta frase: "Quizá todavía haya demasiados españoles obstinados en hacernos creer que, como pensaba Diderot, es más útil para la humanidad saber la diferencia entre el perejil y la cicuta que tener una opinión definitiva sobre Dios."

Pues sí, sí señor, los que tenemos dos dedos de frente pensamos que es más útil saber la diferencia entre el perejil y la cicuta; tiene mucho más fundamento que tener una opinión definitiva sobre Dios, que es al fin y al cabo un ser ficticio,asi de claro: FICTICIO. Y ni Don Roberto ni nadie puede demostrar su existencia. Y el que dice que existe algo,por ejemplo, un tal dios, tiene el deber de demostrarlo, y no al contrario. Pido a este colectivo que nos dejen en paz con los juegos de palabras que solo engañan a quien quiere ser engañado, que son muchos, pero ilusos. Los cuentos de hadas valen hasta cierta edad,por ejemplo,los seis años. Pero ya muchos somos mayores,en todos los sentidos, y los cuentos embaucadores de los que no aceptan la democracia y el libre pensamiento empiezan a dar pena, penita. Estamos en el Siglo XXI (algunos) Paz.

Noticias relacionadas

Una economía plenamente solidaria

Hoy se requiere una fuerza copartícipe mundializada, donde todo individuo se sienta responsable de los demás, y cada cual sea honesto consigo mismo

Operación serrín y estiércol en el Congreso de los Diputados

Ni azar ni nervios descontrolados

Cuando no hay espacio para más y aun así… nos apretamos

Es realmente emotivo, y posiblemente recuerdes durante años la mirada del perro cuando le pusiste la correa

Tararí, tararí, periodo electoral

¡Qué destructivo es la suma del orgullo, vanidad, egolatría e incultura!

La esencia del protocolo es su oficialidad

La comercialización y el uso abusivo del término desvirtúan su significado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris