Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La Cesión   -   Sección:  

El pelotazo a Soler

Antonio Álvarez Rodrigo
Antonio Álvarez
domingo, 11 de mayo de 2008, 09:34 h (CET)
Cuando Juan Bautista Soler accedió a la presidencia del Valencia C.F. lucía el sol. Aquel año 2004 el club había ganado la Liga, la Copa de la UEFA y la Supercopa de Europa, trofeos a los que hay que sumar otro campeonato liguero anterior. Todo bajo el mandato de Jaime Ortí, que dejó el cargo “por motivos personales”. En realidad, esos motivos personales sonaron a excusa barata. El hijo del millonario Bautista Soler se había encaprichado y, lleno de envidia del éxito de Ortí, se le antojó la presidencia.

Como buen hombre de negocios, vio en el Valencia la oportunidad para pegar un pelotazo inmobiliario. Se fijó en Mestalla y advirtió que estaba viejo. Así que proyectó un nuevo estadio, uno del siglo XXI, y que según sus palabras iba a ser la referencia de Europa durante los siguientes 25 años. Dividió el solar del actual campo en seis parcelas. El precio: 90 millones de euros cada una. Su objetivo era subsanar la deuda de la entidad che.

Pero a Juan Soler le ha estallado la burbuja inmobiliaria en la mano. La crisis económica provocó que nadie quisiera pujar por la primera parcela del viejo Mestalla que salió a subasta. De modo que ha tenido que tragarse sus palabras, esas que dijeron que él mismo avalaría la viabilidad del nuevo campo. Ahora Soler tiene una parcela que es un incordio.

Hombre de nogocios, a Soler le ha sobrepasado la situación económica del club. Hizo las cuentas de la lechera, pero se le ha roto la jarra. El club tiene una enorme deuda que va en aumento. Se dice que sobre unos 300 millones de euros. Y lo que es peor, ha hipotecado el futuro del club con largos créditos que tendrá que devolver a las entidades bancarias.

Para atajar parte del déficit, Soler quiere vender la Ciudad Deportiva de Paterna, una de las mejores del país. El Valencia se queda sin bienes inmuebles, empero su situación financiera no se soluciona. El máximo accionista, que el pasado mes puso a Agustín Morera de presidente para que recibiese las bofetadas, ha sido peor que una epidemia para el club che.

Malas decisiones deportivas, empeoramiento de la economía y crisis social. Pinta muy mal el futuro de un club que hace cuatro años estaba en lo más alto del fútbol continental y que ahora lucha por no bajar a Segunda División. Señor Soler, ¿para qué quiere el mejor estadio del mundo, si su equipo puede que juegue en Segunda División?

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris