Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Otra vez enseñamos nuestras vergüenzas

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 9 de mayo de 2008, 04:17 h (CET)
Estos días ha causado gran revuelo mediático el tema del secuestro del pesquero español que faenaba en aguas cercanas s Somalia. Como suele ocurrir en estas ocasiones, las primeras informaciones que llegaron a los ciudadanos estaban marcadas por la prudencia con la que se suelen tratar estos asuntos las autoridades y, seguramente, por ello, no han trascendido al común de los mortales los entresijos que acompañaron a lo que se ha calificado como “negociación” entre los representantes del Gobierno, los cooperantes de distintos países que se brindaron a mediar y los piratas causantes del desaguisado. Pero, en este mundo de nuestras desdichas, pocas cosas suelen escapar a la curiosidad de los reporteros, incluso aquellas que los gobiernos más interesados están empeñados en que no se hagan públicas; y así ha sido como, un periódico de la solvencia del ABC, ha conseguido desentrañar y sacar a la luz los trapos sucios de todo lo ocurrido en este simulacro de negociación y ha dado a conocer la verdad de lo sucedido.

Es evidente que siempre resulta más atractivo, para un gobierno, argumentar que lo primero son las vidas de los secuestrados y, todavía lo sería más, para las víctimas del delito y a sus familiares. Es normal que, entre la ciudadanía, se produzca una reacción de preocupación que cristaliza en una tendencia favorable a los arreglos que garantizan la inmunidad de los secuestrados; pero, señores, el gobierno ha sido elegido para gobernar, tomar en ocasiones decisiones difíciles que van más allá de la conveniencia de acaparar votos y que deben considerar, en casos extremos como el que estamos contemplando, los intereses de toda la colectividad que integra la nación por encima del bien de unos pocos. Es obvio que las primeras alternativas que un gobierno debe sopesar ante una situación crítica, han de estar enfocadas a mantener la integridad física y psíquica de los protagonistas involuntarios de los hechos dramáticos que los afectan; pero ello no obsta a que se procure, con igual interés y preferencia, que los culpables no se puedan salir con la suya, que los criminales sufran el castigo que se merecen y que el hecho delictivo no pueda servir para desprestigiar el buen nombre de la nación ni constituya un precedente o reclamo para que, otros posibles imitadores, se sientan animados a repetir las “hazañas” de los autores del asalto contra la libertad y los bienes de ciudadanos españoles.

Lo que ha desvelado el ABC supone que, en la negociación, sólo se ha tenido en cuenta el conseguir sacar con vida a los secuestrados, contra lo cual no hay nada que objetar; sin que haya existido un plan paralelo para antes o después de que se pagara el rescate – que parece claro que se ha pagado –, se contemplara una acción complementaria de la policía o del mismo barco de guerra u el avión de combate que apoyaban la operación, para que se hubiera llevado a cabo una rápida operación de comandos encargados de dar caza y poner a buen recaudo, si no eliminar, a los culpables del secuestro. Lo más llamativo es que, al parecer, desde el barco de guerra se pidió autorización para intervenir y ésta le fue denegada. Es evidente que el comandante de la nave no hubiera solicitado el permiso si no hubiera estado seguro de poder actuar sin poner en peligro la vida de las marineros del barco, pero, así y todo, le fue denegada la autorización. ¿Por qué? No hay más que escuchar a la Vice de la Vogue, la señora Fernánde de la Vega, cuando contestaba a las preguntas de los reporteros que se interesaban por el tema: “ el Gobierno ha hecho todo lo que debía hacer y nada de lo que no debía hacer” Enigmática y plurivalente contestación made in Fernández de la Vega.

No obstante, a muchos ciudadanos de a pie, a aquellos que ya no nos fiamos de estos que nos gobiernan y estamos cansados de que nos mientan y nos engañen, nos huelen a chamusquina las explicaciones de la Rasputín del Gobierno y conociendo, como conocemos, el paño, no se nos ocurra pensar que desde la mentalidad “negociadora” de los socialistas el hacer lo que se tenía que hacer, seguramente consistía en pagar, en todo o en parte, el millón y medio de euros del que se habla que puede constituir el rescate y luego, haciendo honor a “los compromisos adquiridos con la otra parte “ dejarlos marchar impunemente para que disfruten del botín que “con tantos sudores” han conseguido. ¡Pobrecillos secuestradores, qué también tienen derecho a vivir! ¿O no? ¿O es que hacer todo lo que se tiene que hacer se limita a rescatar a los cautivos? No se les ha ocurrido que esta satisfacción que demuestran de la que participan algunos ciudadanos pusilánimes, que entienden que “el ganar” es salvar a media docena de personas sin tomar en cuenta que, los que de verdad se han llevado el gato al agua, han sido los piratas que se han hecho con el botín, han humillado a la nación española y han enseñado, a todos los que estén dispuestos a imitarlos, el camino más sencillo para ganar el dinero con facilidad y con la más completa impunidad.

Parece que, para el Gobierno, lo que no se tiene que hacer es apresar a los piratas o perseguirlos hasta hacerse con ellos o prepararles una trampa para cuando desembarcaran en las zodiac poderlos apresar por medio de la actuación de un comando o eliminarlos desde el aire utilizando el avión de combate. Siguiendo la doctrina entreguista que patrocina Moratinos, los problemas se deben solucionar a base de la pérdida del prestigio de España; poniendo en peligro al resto de pesqueros españoles que serán blanco fácil para todos los maleantes que busquen presas fáciles y permitiendo que los malos salgan ganando y se lleven el dinero de los impuestos de los españoles. ¿Para qué sirve entonces nuestra armada? ¿Qué es lo que hace nuestra flamante ministra de Defensa, aparte de contemplarse su dilatado ombligo? Aprendan de los franceses, que supieron prepararles unos detectores a los secuestradores del yate francés que fue secuestrado, para localizarlos y apresarlos; o tomen nota de la forma empleada por Israel para solucionar casos semejantes. Lo que ocurre es que, esta España del PSOE, está en liquidación y parece que en ella sólo medran los cobardes, los antipatriotas y los advenedizos que chupan, sin cesar, de las arcas del Estado sin importarles otra cosa que el carpe diem egoísta e insolidario. ¿Qué se hizo de los Indíbil, Mardonio, Viriato, Guzmán el Bueno, Agustina de Aragón o Manuela Malasaña? Se sacrificaron en balde para que los españoles de hoy se refocilen, sin ningún pudor, en la cobardía y el descrédito. Vamos que, a ZP y los suyos, lo que les va es huir de la quema, por si acaso. España está en venta ¿quién da más?

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris