Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Calvo-Sotelo y la virtud de negociar

Mario López (Madrid)
Mario López
miércoles, 7 de mayo de 2008, 03:10 h (CET)
Juan José Rosón fue ministro del Interior entre 1980 y 1982 en los gobiernos de Adolfo Suárez y Leopoldo Calvo-Sotelo. Fue el encargado de negociar con ETA, contando con la colaboración fundamental de José María Bandrés y Mario Onaindía, líderes de Euskadiko Ezquerra –coalición de izquierdas creada a partir de la amnistía concedida en 1977 por el gobierno de Adolfo Suárez a todos los presos etarras aunque tuvieran delitos de sangre-. La negociación condujo al abandono de la violencia de ETA pm que pasó a integrar el partido político Euskadiko Ezkerra que posteriormente se terminó fusionando con el PSE-PSOE. Otros miembros de EE como Jon Idígoras, Arnaldo Otegui o Pedro Solabarría se separaron para formar Herri Batasuna. De esta manera se dio el mayor paso de nuestra historia en el proceso de pacificación de Euzkadi.

Hoy, el día de la muerte de Leopoldo Calvo-Sotelo, que en paz descanse, intento sin conseguirlo darle una explicación a la progresiva demonización que ha sufrido el diálogo con ETA; una explicación a la súbita ilegalización de los abertzales que durante años han estado participando en la vida política democráticamente; una explicación al intento de llevar al lehendakari a la cárcel y al creciente peso mediatico de la AVT en relación inversa al decreciente número de atentados terroristas ¿Cómo es posible que a los pocos meses de producirse el tejerazo, en pleno apogeo de asesinatos a militares, el gobierno de la nación diera un paso crucial, de una inusitada audacia, en el proceso de pacificación de Euzkadi, haciendo posible la recuperación para la democracia de un sector importantísimo de etarras que se incorpora a la disciplina de EE y HB; que durante años estos partidos se pudieran presentar a las elecciones y ocupar un montón de cargos en todas las instituciones vascas y hoy se haya dado por completo la vuelta a la tortilla?

Aunque sólo sea por aquel gesto dialogante que tanto benefició a la convivencia de los españoles, Leopoldo Calvo-Sotelo y Juan José Rosón merecen ocupar un lugar amable en el atribulado libro de nuestra historia.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris