Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Cada uno cuenta la feria como le va en ella

Mario López (Madrid)
Mario López
lunes, 5 de mayo de 2008, 03:15 h (CET)
Cuando a uno le va mal, te vuelves más político. Cuando, en cambio, empiezas a ganar dinero, encuentras una ocupación entretenida, compras la casa de tus sueños, entonces, aun sintiéndote sensible a los problemas ajenos –cuando te topas con alguno de ellos chascas la lengua, frunces el ceño y suspiras, manteniendo durante unos segundos la mirada perdida como si la hubieras desplazado del entorno inmediato visible a un plano general de tu propia alma o del etéreo espacio donde probablemente vivan los sentimientos-, pero pronto recompones la arquitectura de tu optimismo vital, enfocas la mirada en la cerradura de la puerta del conductor de tu nuevo Audi y piensas en lo afortunado que tú eres y te embarga la convicción de que vives en el mejor de los mundos posibles y que, si bien es cierto que ocurren cosas desagradables, hay que hacer lo posible para que las cosas sigan estando como hasta ahora.

El FMI, el BM, la OMC, el Consejo de Seguridad de la ONU, las hipotecas, el aumento del paro, los recortes en gasto social, la guerra, la hambruna… Sí, es cierto, hay cosas que se podrían mejorar, pero lo cierto es que nunca hemos estado mejor, te dices. Pero cuando a uno le va mal, te vuelves más político. Empiezas a pensar que estamos abocados a la destrucción del tejido social, que el Estado se desmorona y con él la sociedad. Que acabaremos compitiendo sin piedad los unos contra los otros y que los ciudadanos del Tercer Mundo quedarán condenados para siempre a la indigencia y que cada vez habrá más indigentes en el Primer Mundo. Que estamos abocados, finalmente, a asistir a la destrucción del Planeta. Cuando a uno le va mal te conviertes en un agorero y hasta parece que tienes razón. Y es que la tienes.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris