Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Memoria y justicia

Josep Esteve Rico
Redacción
lunes, 5 de mayo de 2008, 02:36 h (CET)
Casi a mediodía de la víspera del 1 de mayo, un nutrido grupo de ciudadanos de Elche se dió cita en el cementerio viejo donde arropó con su presencia el emotivo acto de inauguración del mural-monumento en homenaje y recuerdo al centenar de jóvenes ilicitanos republicanos fusilados tras las guerra civil sin juicio ni defensa, enterrados en una fosa común sin una digna merecida sepultura y condenados al ostracismo durante la dictadura por el único “delito” de ser trabajadores y pertenecer a partidos de izquierda o a sindicatos obreros.

El evento, convocado por la asociación “Memoria y Justicia”, fue presentado por su presidente fundador, el investigador local y republicano de pro, José Antonio Carrasco Pacheco, quien desde la puerta lateral del camposanto agradeció a los presentes –especialmente al alcalde, concejales, familiares, dirigentes republicanos, directivos de entidades culturales, autor del mural y secretaria general de UGT- la asistencia y desglosó la epopeya trágica de estas víctimas recordando como fueron llevados al cementerio desde la cárcel del Palacio de Altamira en furgoneta siendo fusilados en la pared lateral, rematados con el tiro de gracia y echados inhumanamente a la fosa común sita en el interior del cementerio. Un proceso que Carrasco calificó como una “especie de gólgota particular de estos mártires de la libertad”.

Tras esta bienvenida y sentidas palabras, los presentes, con las autoridades y organizadores en cabeza, se trasladaron al interior del camposanto, al lugar donde el pasado año se celebró el primer homenaje a los jóvenes fusilados. Un lugar que hasta la fecha mostraba una tapa de alcantarilla que ocultaba la fosa común y un pequeño árbol, sin más. Ante una gran lona color burdeos y una bandera republicana en el suelo cubriendo lo que se presumía una lápida o placa en el sitio que antes estaba la tapa de alcantarilla, Carrasco ofreció visiblemente emocionado un discurso, flanqueado por las autoridades locales y por el pintor Andreu Castillejos, en el que recordó a los jóvenes fusilados como buenos ilicitanos, trabajadores honrados y altruistas comprometidos con la defensa de las libertades y de los ideales democráticos, esencia del más puro y noble republicanismo. Asimismo, Carrasco consideró el fusilamiento como un grave y triste hecho; injusto, ignominioso, inhumano e inmerecido; e instó a aprender de lo sucedido para que jamás se repita en el futuro.

El alcalde, Alejandro Soler, destapó la bandera republicana y la enorme lona, inaugurando la placa y el mural de Castillejos que no pudo articular palabra embargado por la emoción. Un mural impactante, con fuerte significado, representado con unas expresivas manos gigantescas entrelazadas como en signo de fraternidad, de unión, de solidaridad. Ante varios ramos–uno de ellos de UGT Comarcal- Soler amplió y matizó aún más las palabras de Carrasco, añadiendo que los jóvenes fusilados son un ejemplo a tener en cuenta, que afortunadamente se cumplió una cuenta pendiente con la Historia, algo que la legalidad y el Gobierno están resarciendo y abogó por continuar defendiendo los valores democráticos para que nadie sea perseguido por sus ideas. La secretaria general de UGT recordó la filiación mayoritaria de los fusilados a su sindicato y aseguró que marcaron el camino a sus sucesores, los actuales sindicalistas, quienes, afirmó, siguen luchando por los mismos derechos que aquellos fusilados.

Especialmente emotivas fueron las palabras de algunos familiares de fusilados que agradecieron al Ayuntamiento y a “Memoria y Justicia” con lágrimas en los ojos la realización de dicho homenaje. Un homenaje que si bien no podrá jamás devolver la vida a los cien jóvenes ilicitanos fusilados, ha conseguido recuperar para ellos la dignidad y el honor inmortalizando para la posteridad su enterramiento y su recuerdo. En su Memoria y por Justicia.

____________________

Josep Esteve Rico Sogorb es escritor, blogger, periodista.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris