Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El “Rey de la Esperanza” de los mexicanos

Olga Esmeralda García (México)
Redacción
sábado, 3 de mayo de 2008, 04:10 h (CET)
Sus actitudes mesiánicas han sido notadas y comentadas una y otra vez en distintos medios de comunicación y aún así hay “intelectuales” dentro de nuestro país que lo defienden a capa y espada, pero deberían ser suficientes para alertarnos acerca de lo peligroso que resulta este personaje.

A lo largo de su historia Andrés Manuel López Obrador ha venido logrando sus propósitos violentando la ley y nuestras instituciones, torciéndolas a su favor, haciendo uso de la presión y la amenaza con aquellas instituciones que no le facilitan el camino, o usando alianzas con grupos que están al borde de la legalidad –o incluso dentro de la ilegalidad misma– como es el caso de las uniones de taxis piratas y vendedores ambulantes de la ciudad de México, paracaidistas y hasta colaboradores cercanos que han quedado expuestos en sus corruptelas ­como es el caso de René Bejarano.

Después de las elecciones federales llevadas a cabo en México en julio de 2006, el ya desde entonces tristemente célebre Andrés Manuel López Obrador, entonces candidato a la presidencia de la república y hasta ahora dirigente político del Partido de la Revolución Democrática (PRD) –partido de la llamada izquierda mexicana–, ha protagonizado distintos escándalos políticos que han representado un alto costo para la democracia y el avance político del país.

Sólo por hacer un breve recuento están los escándalos postelectorales que protagonizó; la descalificación de la elección completa así como también la del IFE (Instituto Federal Electoral de México) –esto último con un tremendo daño para el propio instituto y para las leyes mexicanas, pues obligó al congreso a remover a su presidente dañando la autonomía del citado organismo y todo como revancha por haberse negado esta institución a acatar su voluntad al ser ésta violatoria de las leyes que el propio PRD votó y aprobó en su momento–; además está su intentona de evitar la toma de protesta del actual presidente, Felipe Calderón Hinojosa, su desconocimiento del mismo y su autonombramiento como “presidente legítimo”; y todo lo anterior haciendo uso de su gran poder y control casi absoluto de su partido, el PRD, negándole a este último la democracia que Andrés Manuel tanto pregona y dice querer para el país.

Y a propósito del control casi absoluto que este personaje ejerce en su partido, tenemos más recientemente en sus haberes la intervención de Andrés Manuel en la elección interna del Partido de la Revolución Democrática para mantener el poder que tiene sobre éste poniendo al mismo PRD al borde de la fractura. Y para cerrar con broche de oro no podríamos dejar de mencionar la vergonzosa toma del congreso mexicano de forma totalmente autoritaria por aparte de algunos de los miembros de su partido bajo la amenaza de no devolverlo hasta que sus exigencias no fueran cumplidas.

Por increíble que pueda llegar a parecer para algunos, todos estos acontecimientos han transcurrido en un lapso menor a dos años y lejos de traer algún beneficio para nuestro país sólo han contribuido a incrementar el recelo y la desconfianza de los mexicanos tanto en sus dirigentes políticos como en las instituciones que nos representan, amén de la polarización generada en distintos sectores de la sociedad. Todo por el beneficio propio y ególatra del autoproclamado “Rey de la Esperanza” de los mexicanos.

____________________

Olga Esmeralda García de Alba González es estudiante de Relaciones Internacionales en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, campus Guadalajara. México.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris