Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Te agradezco todos tus denuedos, Tina

Ángel Sáez
Ángel Sáez
sábado, 3 de mayo de 2008, 04:10 h (CET)
Mi vida:

Te agradezco el rosario de esfuerzos que haces por complacerme. ¿Ves por qué quiero estar los días que me restan de existencia a tu vera? ¿Me entiendes, verdad? Eres un sol (como me suelo quedar corto, esta vez seré espléndido), una constelación.

¿Abúlico, el menda? No. Hace muchos años que no lo soy ni estoy; acaso desde que andaba leyendo “La voluntad", de José Martínez Ruiz, “Azorín”, libro que me hizo vibrar y marcó, mientras cursaba el quinto y último curso de Filología Hispánica en la Universidad de Zaragoza.

Lamento tu cefalea y la hipertensión momentánea de uno de tus (im)pacientes sobrinos (el valor de la baja está alto, sin duda; ¿es cierto que se comió un bote entero de Nocilla?).

Creo que tengo en mi finado hermano José Javier al confidente que tú tienes en tu tía.

Te doy muchas, muchísimas gracias, por tus palabras sobre mi madre, pero yo preferiré siempre otra vera a la suya, la tuya. Lo propio cabe decir de las que viertes en torno a mis urdiduras o “urdiblandas”; muchas de éstas fueron inspiradas, directa o indirectamente, por ti.

Deseo y espero que el mayor de tus sobrinos no haya husmeado en tu móvil, porque lo nuestro (nuestro anhelado proyecto de vida en común) quedaría al descubierto. A mí, si quieres que te diga la verdad, no me importaría, en absoluto, que la nueva se supiera, o sea, trascendiera. Pero los “hunos” y las “hotras” podrían semejar o ser, amén de unos fiscales implacables, muy torticeros contigo. Es más, tengo la sensación refractaria de que el hecho, en lugar de perjudicarnos, nos liberaría. Amar/se no es algo reprensible ni malo, sino, al contrario, saludable y óptimo. Si te pregunta, le dices con aplomo lo que te vengo iterando hasta la saciedad desde hace bastante tiempo (pues, con mi palabra, puedo viajar a cualquier parte de esta aldea global que hoy es el mundo), que estoy dispuesto a vivir el resto de mis días contigo, bajo el mismo techo, o lo más cerca de ti. Para que no le coja de sorpresa o improviso, si un día nos pilla en tu casa haciendo manitas, como dos críos.

Prefiero pan solo, Tina. Esa vianda será cosa rica, teta de monja, pero,... Bueno; la probaré y te diré si me gusta o no; si acompaño el pan con ella.

Por supuesto que deseo que me llames. Yo estaría hablando contigo toda la vida. Creo que le daré a la mui o sin hueso hasta cuando estemos en pleno “eroskiki”, quiero decir, haciendo el Amor.

Te ama, entre otras muchas razones de peso, por ésta, que se basta y sobra, porque considera que no puede hacer mejor cosa mientras dure su peregrinaje por este valle de lágrimas, tu

Félix Unamuno.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris