Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

De extranjeros a ciudadanos

Santiago Chiva (Granada)
Redacción
viernes, 2 de mayo de 2008, 04:02 h (CET)
En una conferencia en la Universidad de Granada, el periodista y escritor británico Austen Ivereigh ha expuesto su hazaña: movilizar a diversas asociaciones de ciudadanos, gente de los tres partidos políticos más importantes y miembros de los principales grupos religiosos del Reino Unido en su propuesta llamada "Strangers into Citizens".

Con esta iniciativa, se propone -a contracorriente- que se reconozca la ciudadanía británica a los sin papeles que llevan años trabajando en ese país y que no cuenten con antecedentes penales. Su planeamiento no es solidaridad ingenua sino puro pragmatismo británico: sacar del limbo legal en que se encuentran cientos de miles de personas que nunca podrán ser repatriadas por el inmenso coste que supondría. La principal objeción que se le pone es el posible efecto llamada de una medida como ésta. Sin embargo Austen Ivereigh piensa que su propuesta humanitaria es compatible con la fortaleza del Estado en el control de fronteras y contra la delincuencia Ivereigh, católico convencido que comenzó su movimiento en el propio seno de la Iglesia, no oculta sus elogios hacia la regularización que hizo el gobierno español en 2005. De momento ha logrado que los tres principales candidatos que el próximo 1 de mayo se disputarán la alcaldía de Londres –el conservador, el laborista y el liberal- hayan apoyado su propuesta, que la Cámara de los Comunes la haya discutido y que el partido liberal la haya hecho suya. Lo que más me gusta de todo esto es que influir en política de inmigración, en positivo, sea un objetivo a conseguir por un movimiento ciudadano por encima de ideologías y creencias religiosas. Un ejemplo de movilización ciudadana desinteresada del que los españoles podemos aprender mucho.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris