Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

No pudo ser, Julito:

Mariano Estrada
Redacción
viernes, 2 de mayo de 2008, 04:02 h (CET)
Aparte de llamarme DESBOCADO, mi amigo JC me ha dicho:

Me voy a ver a mi Madrid, que hoy cantamos el "alirón"... con permiso del Villareal de tus amores! JC

Pero yo le he replicado:

No pudo ser, Julito:

El Madrid ganó, Saviola se está currando el puesto, pero Marcos Senna metió un gol asombroso. El alirón tendrá que esperar bajo las faldas impolutas de la Cibeles.

Al Osasuna le han pitado un penalti que no fue. Pero fue gol, que es más que penalti. Y dicen que el árbritro ha impartido justicia ¿Por qué? Un juez es aquel que dispone de un año, dos años, tres años para estudiar un expediente. Y los árbitros “dictan sentencia” enseguida, casi simultáneamente con los hechos ¿Por qué no intercambian un tiempo los papeles? Por otra parte, ¿los árbitros imparten justicia o señalan faltas? A una prima mía le señalaron una falta y acabó dando a luz. Pero había sido penalti, como el chico reconoció posteriormente: “yo me caso con ella, pero no la quiero”. El Valencia marcó un gol de penalti que no fue y también ha visto la luz. El nuevo entrenador es el padre. Se llama Voro, y hoy ha tenido tres hijos: Albelda, Cañizares y Angulo.

Por cierto, ¿recuerdas a Jorge Valdano, el del miedo escénico? ¿Y a Ángel Cappa, el argentino ceremonioso? Creo que ambos deben volver para que el fútbol tenga un poco de filosofía, aunque sólo sea un adarme. La justicia que se la dejen a Julio S. Barrio, que la imparte tras las murallas abulenses, con la ayuda de Santa Teresa de Jesús. En los campos de fútbol, la defensa se hace mayormente a empujones. Y los árbitros no los pitan. Porque no los ven. ¡Son tantos! Al Osasuna le pitan penaltis que no son para que los goles los convaliden en el marcador electrónico.

Posdata:
Mi padre tenía una yegua que a veces se desbocaba. Móntala, solía decirme a mí. Y yo la montaba. A pelo. Más de una vez me tiró, igual que ahora me tiran en el fútbol. Y es que a uno lo están tirando toda la vida. Los jueces tendrían que hacer prácticas en los campos de fútbol, para que los expedientes abandonaran de una vez los corredores kafkianos de la justicia, donde duermen el sueño de la parsimonia, a la que muchos llaman desesperanza. Porque están realmente desesperados.

Noticias relacionadas

Verdades que no podían contarse

La historia aparece llena de metepatas y renuncios, y allí está Villarejo para grabarla

Más medidas contra la violencia de género

Que en un par de días haya cuatro asesinatos por violencia machista indica que se debe proteger más a las mujeres y a los menores

Un PSOE perplejo al ser combatido con sus mismas armas

“Mateo 7:2 -Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”. (Santa Biblia)

Hacerse mayor

Soy partidario de que cuando nos refiramos a las personas longevas no se le denominen viejas

Plagios y titulitis

Un autor es reconocido con un premio literario por el que verá editado su libro, hete aquí que el título coincide con un verso de otra poeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris