Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Especial / Terrorismo   -   Sección:  

Paranoias

Jordi Mart nez Aznar
Redacción
jueves, 30 de septiembre de 2004, 20:58 h (CET)
Esta semana se ha sabido la noticia de que los espaoles, pese a ser de un pa s amigo de Estados Unidos, seremos fichados cada vez que viajemos a aquel pas. Aunque hasta cierto punto puede resultar una medida l gica teniendo en cuenta la situacin pol tica actual, cabra preguntarse hasta qu punto toda esa informacin ser utilizada con fines solamente de seguridad y en ningn caso ser n objeto de ninguna otra manipulacin por parte ya sea de las fuerzas de seguridad o por el propio gobierno.

Tambi n cabra preguntarse si es informaci n ser tratada debidamente y no dar pie a confusiones que pueda poner en duda la honestidad e integridad de todos aquellos que viajen en avin. Esto ltimo ocurri a un senador norteamericano y al cantante anteriormente conocido como Cat Stevens, cuyos nombres fueron confundidos con los de personas inclu das en listas negras o de supuestos terroristas. Aunque afortunadamente ambos casos no pasaron a mayores, son dos claros ejemplos de hasta qu punto es f cil que un tratamiento inadecuado de esta clase de datos puede llevar a errores.

Y es esta clase de confusiones las que se quieren evitar, aunque en determinades ocasiones es inevitable, por desgracia y desesperacin de aquellos que las padecen. En este caso, la paciencia de los afectados tendr que ser expuesta a una dura prueba cada vez que cojan un avin hac a aquel pas.

Y es que lo que comenz con el impedimento de llevar cosas metlicas o punzantes a bordo de cada avi n ha ido desencadenando en otras ideas tales como el llevar guardias armados en cada uno de los aviones o la ltima de guardar datos de todos los pasajeros que cojan alg n avin hac a el pas norteamericano. Tambi n han habido casos de pasajeros fichados por la polica por el hecho de hacer bromas del tipo, por ejemplo, que llevaban bombas entre su equipaje.

Desgraciadamente, la cosa no parece que vaya a mejor, sino todo lo contrario. Mientras que algunos defienden la tesis de que este tipo de medidas aumentar n el nivel de seguridad, los detractores de estas normas piensan que con ello se har una violaci n clara de su intimidad, y es que a nadie le hace gracia que sus datos personales vayan de un lado a otro por mucho cuidado que se tengan de ellos.

Finalmente, cabe hacer la pregunta de si estos datos realmente servirn para algo m s que para engrosar los cada vez ms grandes archivos de las diferentes agencias de informaci n del mundo, principalmente la de Estados Unidos. Y es que el hecho de que se haya sabido que se tena informaci n que podra haber evitado los desgraciados atentados de Nueva York y no se hizo nada hace que se creen verdaderas dudas sobre estos controles.

En resumen, las nuevas tcnicas para contrarrestar el nuevo terrorismo est n generando nuevas dudas cada da que pasa. Y seguir n generando en los prximos meses. Mientras no se haga nada m s que reunir informacin, los terroristas tendr n via libre para campar a sus anchas, ya sea en Estados Unidos, Espaa o en cualquier otra parte del mundo. Por desgracia, en estos momentos, este tipo de medidas s lo hace crecer el nivel de paranoia por la seguridad en un mundo cada vez menos seguro pese a los intentos de unos y otros porque no sea as.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris