Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El principio del fin de las células madre embrionarias y de la clonación

Jesús Martínez (Gerona)
Redacción
miércoles, 30 de abril de 2008, 04:08 h (CET)
Posiblemente, Yamanaka y otros, con la publicación de los resultados de sus trabajos a finales del año 2007, demostraron que es posible reprogramar células humanas diferenciadas para convertirlas en pluripotentes, o sea, como las embrionarias. Esto no es ya traspasar la barrera del sonido, sino "un giro copernicano", hasta el punto de que "la clonación terapéutica puede haber quedado obsoleta", afirmó El País (21-11 -2007).

A los pocos días, lan Wilmut, el creador del primer mamífero clónico, la oveja Dolly, anunciaba que abandonaba los experimentos de clonación con embriones humanos para trabajar en la línea abierta por los estudios que estaban a punto de publicarse, basados en un descubrimiento del científico japonés Shinya Yamanaka. Esto "podría señalar el principio del fin de la clonación terapéutica", decía el Daily Telegraph (16-11-2007).

Sin embargo, en ese debate el esfuerzo de quienes se oponen por razones éticas a la destrucción de embriones no ha sido vano, si ha contribuido a evitar que se impusiera sin resistencia la ideología tecnicista y a impulsar que se destinasen más recursos a investigaciones respetuosas con el ser humano y a la vez más fructíferas. En cambio, ahora se comprueba que los empeñados en experimentar con embriones no estaban ayudando al progreso de la medicina regenerativa.

En España, este descubrimiento deja obsoletas las aún recientes leyes de investigación biomédica y reforma de la ley de reproducción asistida, que levantaron el veto a la creación de embriones para experimentar y dieron toda clase de facilidades para manipularlos. Nos dijeron que la clonación "terapéutica" era indispensable para no perder el tren de la alta velocidad científica, y hoy descubrimos que nos pusimos a transitar por vía muerta.

Las declaraciones de Natalia López Moratalla, presidenta de la Asociación Española de Bioética y Ética Médica: "Las células madre embrionarias han fracasado; la esperanza para los enfermos está en las células adultas", y el nombramiento de la nueva ministra de ciencia y tecnología (investigación y desarrollo), muestran que esas líneas de investigación, están obsoletas.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris