Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

No es preciso revisar la Historia, basta aceptarla como es

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 28 de abril de 2008, 03:09 h (CET)
Si son aficionados a la música clásica les recomiendo que escuchen, en RNE Clásicos, el programa que dirige Fernando Argenta (hijo del famoso e ilustre director de orquesta, don Ataulfo Argenta) “Clasicos populares”; donde podrán disfrutar de un ameno y variado repertorio de obras de los más conocidos compositores de todas las épocas. Pero si me he referido a dicho espacio es debido a que en una de sus secciones se presentan cuatro versiones de distintos intérpretes de una misma melodía. Los oyentes, expertos en estas lides, votan por la que les parece mejor. Debo reconocer que, aún que soy un aficionado a la música de los grandes compositores, ni mi agudeza auditiva ni mi preparación musical, me permiten distinguir con conocimiento de causa cuál de ellas es la mejor. Y me he referido a ello porque, sin embargo, es muy fácil sintonizar a quienes utilizan todas sus artimañas, empeñan todos sus esfuerzos y gastan todas sus energías en pro de la causa de las izquierdas. En efecto, resulta muy simple para cualquiera que tenga un mínimo de sentido común, guste de adentrarse en el entramado de la historia y conozca, por haberla vivido desde niño, tanto lo que fue la “verdadera” Guerra Civil española, como lo que fueron los difíciles años que la siguieron; cuando se nos quiere, por los demagogos de la izquierda, vendernos duros a cuatro pesetas.

Así que, como en cualquier etapa de la historia de España, lo que fue la dictadura del general Franco tiene zonas oscuras pero, como no podía ser de otra manera, tiene cosas positivas que los modernos historiadores se empeñan en obviar, dejar de lado y menospreciar, en su afán enfermizo de dislocar la realidad para sólo resaltar las partes más sórdidas de aquella época. Si ustedes tienen el mal gusto de leer las basuras del señor Paul Preston, podrán apreciar a un fanático, poco documentado, que se ha empeñado en beber de la información de las personas que perdieron la guerra, pretendiendo sacar conclusiones de sus declaraciones impregnadas de rencor, sin que se haya molestado, ni poco ni mucho, en intentar cotejarlas con las de los otros, los del bando nacional. Pero no debemos extrañarnos que sea así, porque en este país de crédulos, unos que lo simulan y otros que, por su edad, están predispuestos a creerse todo los que les cuentan aquellos que quieren reescribir la historia de España, no como fue, sino como hubieran preferido que hubiera sido.

Quedarían ustedes maravillados, sobre todo los más jóvenes, si supieran cuántos de los que hoy ostentan cargos relevantes en nuestra democracia fueron, en su día, adictos colaboradores del “régimen”. Uno, por ejemplo, de los más conocidos en el mundo del periodismo, el señor Juan Luis Cebrián, aunque les cueste creerlo, es hijo de un alto cargo de la “prensa del Movimiento” y trabajó en el periódico “El Pueblo”, a las órdenes de Emilio Romero, uno de los medios de comunicación franquistas. Ahora se ha convertido en uno de los fanáticos demócratas de la izquierda. Y es que, el cambio de chaqueta de azul a roja, ha sido uno de los deportes preferidos de todos aquellos que, habiendo medrado con Franco, han querido hacer lo mismo con Felipe González y luego con ZP. Eso tiene un nombre, “arribismo” y es el marchamo de aquellos que son tan proclives a traicionar sus ideas cuando les conviene.

A nadie se le ocurre hoy mencionar que en tiempos del denostado caudillo se puso en marcha la Seguridad Social para los trabajadores; se dictaron las leyes más rígidas en el ámbito laboral que jamás se habían dado, ni en la República, para la protección de los trabajadores y sus puestos de trabajo. El despedir a un trabajador, si no era porque hubiera cometido un acto delictivo (robo, sabotaje, insultos a la Dirección, agresiones a sus compañeros y otras faltas graves semejantes), era poco menos que imposible, sin que valiera el socorrido recurso de la indemnización económica que, por cierto, hoy en día es el uso habitual. Se desconocían los expedientes de regulación de empleo que hoy se han convertido en un mero trámite administrativo, mediante el cual las empresas tienen la ocasión de descargarse del personal sobrante y no sólo en caso de crisis grave, sino que basta que se demuestre que existe la posibilidad de que, con una plantilla recargada, se pueda entrar en una fase de pérdidas. La seguridad era total y cualquier persona podía pasearse por las calle, a cualquier hora del día segura, de que no le iba a pasar nada; claro que se me objetará que los que conspiraban contra el régimen eran encarcelados y yo les digo, ¿acaso durante la república no se encarcelaba a la gente por el mero hecho de ser de derechas o católicos? Ahora, que estamos padeciendo sequía, podríamos recordar que casi todos los pantanos de que hoy gozamos en España fueron construidos durante el franquismo. Muchos hacían broma sobre la manía de Franco de construirlos, pero el tiempo se ha encargado de demostrar lo acertado que estuvo.

Hubo, sin duda, sus equivocaciones, sus errores, sus represalias (¿alguien se ha parado a pensar las que hubiera habido contra los nacionales si, el señor Negrín y sus comunistas dependientes de la KGB, hubieran ganado la guerra?) No seamos torticeros, la historia se ha de juzgar con objetividad y un planteamiento juicioso sería hacer un ejercicio de lógica, examinando el supuesto de que hubiera vencido la República, en la confrontación de 1936. Aténganse a las informaciones que se desprenden de importantes análisis de la situación de España en aquellos tiempos. Lean libros como la “España traicionada”(Radosh, Habeck y Sevostianov) donde se demuestra documentalmente lo que fueron las actividades de los soviéticos con respecto a España. Repasen lo que explica un autor, poco franquista, como Hugh Thomas, sobre las intenciones soviéticas de hacerse dueños de España como medio de presionar a las potencias occidentales y, el interés de Hitler y Musolini de que esto no ocurriera, ¿por qué?, porque una cabeza de puente de Moscú en el sur de Europa hubiera sido la puntilla para el Eje. España tenía una importancia estratégica ante la posibilidad de una contienda que a nadie se le puede escapar y menos a Salín que, si Franco no lo hubiera parado, nos hubiera invadido y, es probable, que aún permaneciéramos como los países que cayeron bajo su órbita de influencia, ¿alguien lo desearía? Nos guste o no las cosas sucedieron de una manera y nadie puede pretender torcer el curso de la Historia porque nadie tiene el don de poder hacerlo. Convendría que esta pléyade de aprendices de historiadores se aplicasen la frase de Oscar Wide cuan decía: “Cualquiera pude hacer historia, pero sólo un gran hombre puede escribirla”.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris