Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Que no nos engañen

Rita Villena (Málaga)
Redacción
sábado, 26 de abril de 2008, 04:05 h (CET)
Ya estamos recibiendo el borrador que Hacienda envía a los contribuyentes que lo han solicitado para que se lo confirmen si están de acuerdo. Pero si nos fijamos podemos observar, que en el borrador ya va puesta la cruz en una casilla para la asignación tributaria que NO ES A LA IGLESIA CATÓLICA. Claro, la gente de buena fe no piensa en la pillería de este gobierno y, si no observa con atención y no lo corrige, el 0,7% no irá a la Iglesia. Que como saben los lectores desde el día 1 de enero del pasado año, la Iglesia paga sus impuestos como todo ciudadano. Por eso quiero aclararles que el dinero que recibe la Iglesia no es del Gobierno ni del Estado, es de los contribuyentes: es nuestro dinero.

Sin embargo, el Estado cobra a la Iglesia impuestos para proporcionar a los ciudadanos servicios, que a veces muchos católicos podemos quejarnos porque también se subvenciona con nuestro dinero el aborto, la televisión pública que constantemente nos ridiculiza, asociaciones, partidos políticos, el mundo del cine próximo al Gobierno y sindicatos reciben cuantiosas cantidades de dinero público, pagados “obligatoriamente” por todos los españoles y que solo beneficia a unos pocos adeptos.

Es hora, por tanto de que los católicos nos responsabilicemos del sostenimiento de la Iglesia y nuestra fe se manifieste también en el aspecto económico. Ya que nadie mejor que nosotros sabemos lo que la Iglesia ahorra al Estado cada año.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris