Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Aguirre, una amenaza

Mario López (Madrid)
Mario López
sábado, 26 de abril de 2008, 04:05 h (CET)
Hace unos días Esperanza Aguirre compró una alfombra barata en una tienda de Malasaña y exigió al dependiente que le cobrara sin IVA. El dependiente es uno de mis mejores alumnos y me merece toda la credibilidad.

Por lo demás, no es nuevo el problema que la presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid tiene con el dinero. Hace algún tiempo la vimos llorar en la Asamblea cuando recordaba que su padre sólo le había dejado en herencia noventa millones de pesetas. En su libro de memorias nos confiesa que con el sueldo que le pagamos no tiene para llegar a fin de mes; luego se disculpó públicamente en un alarde de cinismo inaudito, afirmando que lo dicho fue sacado de contexto. Esta señora tiene un rostro de alabastro y un serio problema psicológico que convendría que se lo trataran. A estas cosas hay que darle toda la importancia que tienen que es mucha, máxime cuando nos encontramos una Italia gobernada por un delincuente perdonavidas y a la otra orilla del Atlántico una mujer que puede llegar a ser presidenta del país más poderoso del mundo y que ya nos ha advertido que se siente capaz de borrar del mapa a Irán sin dejar un solo iraní vivo. Precedentes muy parecidos ya los hemos padecido reiteradamente y hace muy poquito tiempo. Convendría que el personal, antes de dar su voto a gente como Esperanza Aguirre, se leyera la biografía de Benito Mussolini escrita por su mujer Raquele Guidi y el ensayo político -por llamarlo de alguna manera- “Mein Kampf” en el que Adolf Hitler expone su repugnante ideario y las soluciones que propone para acabar con todo lo distinto de él mismo. En 1938 la conciencia del peligro que se cernía sobre la humanidad era como ahora, nula. En 1939 se desencadenó la guerra más grande y sangrienta de la historia mundial. Ayer vimos a Aznar con Bush, en el rancho Crawford, organizando el marketing de la invasión ilegal a Irak ¿Veremos mañana a Esperanza Aguirre con Hillary Clinton montando la excusa necesaria para legitimar la destrucción total de Irán? ¿Estará con ellas Berlusconi? El hombre es la bestia que tropieza todas las veces posibles en la misma piedra, así que casi lo doy por hecho.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris