Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

No es beligerancia: es terrorismo

Diego Contreras (Sevilla)
Redacción
sábado, 26 de abril de 2008, 04:05 h (CET)
La propuesta de la presidencia ecuatoriana de conceder el estatus de fuerza beligerante a la guerrilla narcoterrorista de las FARC es un insulto hacia todas las víctimas civiles y militares, incluidos los escudos humanos secuestrados que eufemísticamente llamamos rehenes.

El viraje hacia el reconocimiento de las FARC (¿y por qué no del ELN o de cualquier grupo armado?) como un actor político por el simple hecho de encuadrarse en determinadas categorías abstractas es una aberración legalista y una ofensa a la dignidad y a la memoria de aquellos que han luchado y luchan contra esta lacra. Correa, siguiendo a Chávez y su modelo de política internacional antioccidental, exhibe su bajeza moral con estas declaraciones y vuelve a poner en solfa la mansedumbre de una comunidad internacional que no acaba de llamar a las cosas por su nombre y demuestra un diletantismo exasperante con Colombia por el simple hecho de ser aliado de EE.UU. Rupert Murdoch dijo recientemente que deberíamos fijarnos más en esa área del planeta, donde se libra una cruenta lucha por los principios que han alumbrado nuestra sociedad, y donde Uribe está cada vez más solo en la misma.

Noticias relacionadas

La Orden del Mérito Civil, recompensa para los embajadores

Se concede por la relevancia de los servicios civiles prestados al Estado español

Santa Bárbara

Todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena

Desconfianzas y absurdos

La pobreza extrema crece en muchas partes del mundo

¿Juzgamos la rebelión catalana o la unidad de España?

“Seremos tan fuertes como unidos estemos y tan débiles como lo divididos que estemos” J.K. Rowling

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris