Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Con el telar a cuestas  

En esta vida, Tina, todo nos influye

Ángel Sáez
Ángel Sáez
sábado, 26 de abril de 2008, 03:53 h (CET)
Mi vida:

Esta noche apenas he pegado un ojo. He estado reflexionando en torno al asunto que tenemos entre manos. He hecho un montón de cábalas. Puedes creerme. He intentado poner en práctica la lección que cabe extraer de una de las enseñanzas más estupendas de uno de mis maestros elegidos (no impuestos), predilectos, don José Ortega y Gasset: “Yo soy yo y mi circunstancia; y si no la salvo a ella, no me salvo yo”.

Detesto la mentira. La aborrezco, sea ésta grande, mediana o pequeña. No la puedo soportar. Me supera, me pone de los nervios, me harta. Cuando a alguien le das la posibilidad de decir la verdad, aun siendo dura, y la rechaza o rehúsa, no merece que le des otra oportunidad, porque resultará baldía, devendrá nuevamente fallida; ya que la persona susodicha volverá, indefectiblemente, por donde solía, a comportarse de manera mendaz. Una de las herramientas o de los medios más usados actualmente para comunicarse, Internet, se brinda a la reprensible mentira. El problema es que la falacia es una pauta de comportamiento tan arraigada en determinados sujetos que éstos no tienen ni la conciencia ni la constancia de que mienten como bellacos, porque la mentira es para los tales el canal habitual por el que cursan sus certezas.

Creo que, en esta vida, Tina, todos los sucesos que nos han acaecido nos influyen (por las bondades o las maldades que nos depararon). Si la actitud benéfica o beneficiosa, que nos depara un premio o trae un refuerzo, tendemos a repetirla, lo lógico sería que, cuando ocurra lo contrario, la desechásemos. Pues muchos de nuestros congéneres o semejantes no; siguen, erre que erre, contumaces, metiendo sus zapatos en el charco (y hasta en el barro) del error.

En esta vida todo tiene consecuencias, por haber hecho o por dejar de hacer o llevar a cabo lo que se debía.

Y ahora te suministro mis suposiciones (que sólo son eso, hipótesis de trabajo). Mi experiencia me dice que la que mantenemos no es la primera relación que sostienes vía Internet. Vienen a apoyar esta tesis tus prevenciones o cautelas, que también has puesto de manifiesto. Fotos poco claras (de rostro irreconocible –yo no soy el único escaldado del medio-) abundan en ello. Tu experiencia con cámara web no debió ser la mejor. He ahí la razón de la demora. Lo he urdido porque pareces tener un conocimiento exhaustivo, ser una experta en su manejo. Reforzaría la verosimilitud del supuesto el hecho de negar que tengas webcam en el ordenador que tienes en casa.

A las 13 horas (algunos minutos antes de esa hora, la pactada) estaré en el cíber-café “Oslo”, solo.

Quisiera que entendieras que tengo bastantes primaveras por detrás y (espero que, otras tantas, por delante) no estoy dispuesto a dilapidar el más preciado y precioso don que Dios nos concedió a las personas, la vida.

Te admira y adora, ama (yo sé que tú también, pero hay cosas que no me cuadran, que no me encajan; que dejan el mosaico cerebral, que he ido construyendo, poco a poco, al respecto, incompleto) y venera con toda su alma tu

Félix Unamuno.

Noticias relacionadas

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue

Os equivocáis

Me había prometido a mí mismo no nombrar al partido político que parece ser que lo está petando

Obligaciones colectivas

Universalizar la educación tiene que ser la mayor de las prioridades

Investigadores

No, los investigadores a los que me refiero, no se dedican a buscar las miserias de los demás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris