Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Buñuelos de viento  

Peligro: Columnistas-basura

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
viernes, 25 de abril de 2008, 01:25 h (CET)
Son ciertamente los que más incondicionales tienen, los que más venden, los más oídos, los más leídos, los más citados… Puede que incluso sean los más influyentes, algo que todo el que escribe en un periódico puede haber soñado alguna vez. Pero son un peligro para la profesión que tanto aman. Dudar de todo, dudar del líder, dudar de la verdad, dudar de uno mismo, algo que todos deberíamos ejercitar a lo largo de la vida y que se debería enseñar en las primeras lecciones, no entra en sus planes vitales. Nadie tiene nunca razón en todo, nadie tiene nunca razón para siempre. Excepto ellos, claro.

Y sin embargo son los profesionales que más rápidamente suben, son los más temidos, amados y perseguidos… aunque ciertamente nunca se sabe con qué intenciones. Oyentes y lectores idolatran a estos tronantes comunicadores, incansables, infalibles, imperfectibles e… indelebles. Pertenecen a cualquiera de los dos grandes grupos ideológicos en que está dividida España, en ambos hay ejemplos abundantes de periodistas dedicados por vida a una opción ideológica, que se entregan en cuerpo y alma a ella y a su líder. Prestan su columna o su micrófono para salvaguardar su personalísima percepción de la verdad, la defienden a capa y espada, contra viento y marea, sin admitir nunca la más mínima imperfección en los supuestos que defienden con firmeza y lealtad dignas de mejor causa.

Expulsan por su pluma o por su boca sapos y culebras cuando de hablar de otras opciones filosóficas se trata, sin admitir la más exigua migaja de acierto o bondad en quienes no se alinean rigurosamente con su visión sectaria de la realidad. Incapaces jamás de la más leve autocrítica, serviles aduladores del amado líder, huyen de la imparcialidad como del rayo, intolerantes e intransigentes con las debilidades del contrario, aduladoramente condescendientes con la fe política que defienden y con el gurú a quien han decidido abrazar.

Militantes radicales del fanatismo, desdeñan, desprecian y vilipendian a quienes se permiten la imposible licencia de intentar ser ecuánimes con unos y otros, cediendo en sus argumentos en pro de cierto equilibrio al que ellos temen como a la peste. Adoradores del EGM, cimentan su prestigio en la legión de fanáticos seguidores que acumulan, sin caer en la cuenta de que también la pornografía tiene millones de adeptos. Se han convertido en sacerdotes de la Nueva Iglesia de la Sacra Verdad Intransferible a los que miles de devotos creyentes siguen fielmente por encima del debido respeto a la verdad, a la cordura, a la inteligencia humana.

Son a la prensa lo mismo que la televisión basura a la televisión: Todos sabemos que es basura, todos lo decimos y lo aceptamos, todos lo escribimos, todos lo criticamos y todos lo denunciamos, pero tienen su inquebrantable público que la consume diariamente con delectación y arrobo. Su éxito es el éxito de Chikilicuatre, el de “Escenas de matrimonio” o “Sin tetas no hay paraíso”, el éxito de la España basura, el fracaso de los múltiples sistemas educativos que en España han sido, el derrumbe de la conciencia colectiva crítica.

Se equiparan a quienes defienden.

Noticias relacionadas

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original

La gestualidad de Sánchez y su incondicional apoyo mediático progre

“Si quieres entender a una persona, no escuches sus palabras, observa su comportamiento” Albert Einstein

Cándida candidata del PP en Madrid

‘Cándida’, según el diccionario, es el adjetivo que califica a la ingenua que no tiene malicia ni doblez, o que es simple, poco advertida

Respetar es sinónimo de libertad

¿Podemos cortar de raíz toda manifestación contraria al sentir del pueblo?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris