Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El orgullo español y Jorge Lorenzo

Mario López (Madrid)
Mario López
jueves, 24 de abril de 2008, 00:17 h (CET)
El prurito de confundir sentimientos sectarios con lo que se pretende que ha de ser el sentimiento nacional compartido por todos, es un mal endémico que nos ha acompañado a lo largo de toda nuestra historia y que nos ha hecho mucho daño, como aún podemos constatar de manera manifiesta y bochornosa cada vez que vemos el uso que algunos hacen de las enseñas nacionales.

Es por este motivo que me causa profunda desazón escuchar a un jovencito, piloto de motos, afirmar con sorprendente altanería que los españoles deberíamos estar orgullosos de tenerle a él. Vaya. Ya volvemos a las andadas. Vamos a ver, que sus padres y demás allegados se sientan orgullosos de él me parece más que legítimo. Que los aficionados a las carreras de motos se deban sentir orgullosos, bueno, habrá que preguntárselo a ellos. Puede ser que unos consideren que este muchacho ha realizado cosas asombrosas que les obliguen a sentirse orgullosos de él. Pero mire usted, jovencito, ni yo ni ningún otro español al que el motociclismo nos importa un pimiento tenemos que sentirnos orgullosos de ti para seguir considerándonos españoles. A Jorge Lorenzo se le puede perdonar esta inconsciente muestra de soberbia patriotera porque, a fin de cuentas, es un crío. Pero se le debe dar un toque, porque el tiempo pasa volando y puede ser que lo que hoy es un chaval irreflexivo se acabe convirtiendo en un adulto insoportable. Y repito, me siento muy español, pero orgulloso, sólo de unas cuantas cosas que no saco aquí a colación porque no vienen a cuento.

Noticias relacionadas

Sectas y partidos políticos

Los nombres, identidades, intenciones e ideologías importan

Torra y su camarilla de independentistas, desmemoriados pertinaces

“La lesión que hacemos y la que sufrimos no están pesadas en la misma escala. Aesop Fables

Debate en televisión española

Ofrezco en este artículo algunas reflexiones sobre el debate político a cuatro celebrado en el Estudio 1 de la televisión pública

Libertad de expresión

Parece lógica y fácil de entender la diferencia que hay entre rebatir una idea y vejar a una persona solo por el mero hecho de expresarla

¿Cómo se ve atrapada Mervi en los textos de Dickinson para crear esa atmósfera poética?

El libro se hace visible y comienza con una carta de una a otra mujer
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris