Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Un país caca de la vaca

Pedro de hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
martes, 22 de abril de 2008, 23:48 h (CET)
España se ha convertido en una caca. Perdonen ustedes si les ofendo, yo soy tan español como cualquiera de ustedes y tengo exactamente los mismos sentimientos hacia la patria, esos sentimientos que parece no tener el que afirmó que la nación era algo… ¿cómo narices dijo?.. que “era algo relativo” quiso decir. Pero España se ha convertido en una caca de la vaca, mal que nos pese.

España no puede ser un país serio si pasa esto, no sé si será un país, pero será un país de cartón-piedra, un país de pichiglás, una pompa de chicle en las manos asesinas de un bebé. España es un país fracasado, un país de opereta cómica, un país irrisorio de peleles goyescos, de hombres sucios en camiseta y palillo en los labios, de mujeres en pantuflas y rulos en todo lo alto, de chistes verdes, de personajes sanchopancescos ensalzados por el vulgo más ruin y zafio, de iletrados bufos que se creen Dios, de siquiatras que se creen locos y de locos que se creen siquiatras.

Resulta que en este país nuestro, país de pega, país hilarante, país de chiste, se ha levantado una asociación de ciudadanos, se supone que perfectamente dotados intelectualmente, dispuestos a manifestarse a favor de la prensa rosa. Como lo leen: van a manifestarse en Toledo a favor de la prensa rosa. Todo por que a Telma Ortiz (siempre he pensado que los padres se equivocaron y era ésta a la que bautizaron para ser reina) ha puesto mil y una denuncias a los medios de comunicación que se empeñaron en airear su vida privada.

Esa caterva de ignaros, esas mentes embrutecidas llenas de nada, esos seres de vidas vacías, esas mentes telarañosas, esas cabezas que desconocen lo que es una conexión neuronal, esas bocas babeantes aún por articular una palabra inteligente, esos seres de cabezas ruines han decidido fundar la “Asociación Nacional de Telespectadores Independientes por una Televisión Española Libre de Manipulaciones y Ataduras”. Joé con ellos, nada menos que todo eso. Les ha faltado añadir “y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista y de los Reyes Católicos si dan la Exclusiva de su Boda a buen precio”. A ellos había que atar. A una camisa de fuerza.

Y pretenden gastar su tiempo, sus energías y su materia gris (¿?) en defender esa televisión troglodita, esa televisión ignara, gorrina, zafia, baja, esa televisión de la entrepierna, esa televisión enferma, esa televisión hijoputesca, esa televisión de los higadillos. Les podía haber dado por hacerse el harakiri y habríamos aplaudido todos hasta con las orejas. Yo no les niego el derecho a manifestarse por lo que les salga del forro de sus narices, por mí como si mañana se empeñan en cortar la circulación de la Carrera de San Jerónimo en defensa del Chikilicuatre ese. Mejor aún, les animo a que lo hagan, el gilipollas integral que nos va a representar en Eurovisión (quién te ha visto y quien te ve) se merece ser apoyado por memos, payasos sin circo, imbéciles por oposición, cretinos insustanciales, rocines necios y estólidos sinsorgos del mismo tipo que éstos de Toledo. Del mismo tipo que él. Del mismo tipo de España, que le votó voluntariamente, ustedes me perdonen.

Esta España es el fracaso de todos los ministros de Educación, de todos los sistemas educativos existentes y de todos los que alguna vez nos hayamos dedicado al torpe arte de desburrar a la muchachada. Si después de esto viene alguien a jurarme que un voto de semejantes personajes vale tanto como el de mi vecina Erculinda, moza de 25 años, 95 kilos y poblada barba, que acaba de terminar la Enseñanza Primaria y porque tenía enchufe, es que estamos para encerrar en cualquiera de los pocos hospitales siquiátricas que van quedando.

Conste que Telma Ortiz me importa tan poco como yo a ella. Como debe de ser. Pero no sólo esta señora tiene el derecho a conservar su vida privada fuera del observatorio de estos mamarrachos manchegos, lumpen-analfabetos, escoria de una sociedad posmoderna que cree que todo vale, sino que tener la osadía de manifestarse por tan vana circunstancia es ofender a todas las causas serias, nobles, decentes y graves que en este mundo existen.

Que alguien esconda su estulticia tras un inflado, engolado y barroco título como “Asociación Nacional de Telespectadores Independientes por una Televisión Española Libre de Manipulaciones y Ataduras” (Anti Telma) es de infelices brutos, asnos atravesados en el camino de la vida, acémilas paleolíticas cargadas con sus propias deficiencias que no saben si van o vienen. Son tan sumamente simples, tan desprovistos de vida propia que son incapaces de llenar su amarga existencia de un poquito de ilusión si no es metiendo su sucio hocico en la vida de otros.

Si entre éstos y los que han votado al representante eurovisivo no hacen que España sea un país caca de la vaca es que nos merecemos lo que nos está pasando.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris