Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Pressing Catch en el PP

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
martes, 22 de abril de 2008, 02:58 h (CET)
Arrecian los ataques entre las dos facciones en que parece haberse dividido el PP, ya sólo les falta acordarse del respectivo padre y devolverse hasta el rosario de la madre que los parió. La dialéctica agresiva sigue aumentando cada vez que les ponen un micrófono delante y ninguna de las dos pares enfrentadas parece dispuesta a callarse. De momento sólo se cruzan indirectas, los puñetazos y mordiscos esperan para una posterior ocasión en que unos y otros no se aguanten las ganas. Esto empieza a parecerse a Pressing-Catch.

Quedan exactamente dos meses para el congreso del PP, ya empiezan a elegirse los primeros compromisarios y la batalla lejos de amainar se va haciendo más grave. Todavía estamos a la espera de lo que Esperanza Aguirre manifieste esta noche en “59 segundos”, cuando escribo no se sabe si va a plegar velas o se va a lanzar pista abajo hacia la elección en el esperado congreso nacional.

A pesar de que ésta no es confrontación de ideas sino de personas, por mucho que se empeñen en comernos el coco, de la división del PP pudieran surgir buenas cosas para la Democracia. El PP es por hoy un partido perdedor, incapaz de ganarle a un radicalizado Zapatero. En la etapa histórica de Chikilicuatre y Zerolo, en la era de la banalidad, de la intrascendencia y de cualquiera vale el PP no ha sabido reconducir la situación y ganar la confianza de los ciudadanos.

Sé que es lo más improbable, sé que Esperanza Aguirre apenas va a poder conseguir esos 600 avales imprescindibles, y que si los consiguiera tendría casi imposible triunfar en el congreso, pero si saliera elegida, como puede esperarse de un partido altamente conservador cuyo “quemado” líder actual ya ha sido derrotado dos veces, y la parte más centrada, menos conservadora y más europea del partido sale huyendo, las ventajas para el futuro pueden ser numerosas. Imagínense a un importante número de barones regionales fuera del partido conservador. Imagínense al alcalde de Madrid liderando un proyecto común con Rosa Díez, por ejemplo. Llámenlo nuevo partido, coalición o federación, pero imaginen a un nuevo partido español centrado y decidiendo cada cuatro años quién va a gobernar España. Se acabaron los radicalismos, los anclajes en un pasado neofranquista, se acabaron las alianzas con partidos separatistas como ERC.

Y se acabaron las diferencias entre los españoles por razón del lugar de residencia, nunca más los partidos regionalistas influirán en la política común ni decidirán el reparto del IRPF, nunca un partido que gobierne España dependerá de sus alianzas con unos cuantos ciudadanos, sólo con unos cuántos. ¿No es un bello sueño?

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris