Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

El Operativo Cóndor y la red Odessa paraguaya

Luís Agüero Wagner
Redacción
lunes, 21 de abril de 2008, 01:53 h (CET)
El Archivo de Odessa es un relato que el novelista Frederick Forsyth escribió en colaboración con Simon Wiesenthal, donde recreaba la red de protección tendida entre ex criminales de guerra del régimen nazi-hitleriano, y que en en el libro aparece dirigida por Martin Bormann, el General SS Richard Glucks, Heinrich Muller, el ex jefe de la Gestapo y Eduard Roschmann, jerarca de la GESTAPO que dirigiera en Letonia el tristemente célebre campo de concentración de Riga. Eduard Roschmann, otro personaje del libro de Forsyth, acabó sus días en el Hospital de Clínicas de Asunción.

Un entramado similar se da hoy entre los antiguos funcionarios del régimen dictatorial de Alfredo Stroessner, que gobernó al Paraguay entre los años 1954 y 1989 y precisamente concedió asilo a Martin Bormann y Josef Mengele, entre otros célebres criminales internacionales.

El Dr. Martín Almada, Miembro del Comité Ejecutivo de la Asociación Americana de Juristas y Premio Nobel Alternativo de la Paz, declaró a la prensa que el 10 de marzo se dirigió al presidente del Consejo de la Magistratura , Dr. Cristóbal Sánchez, solicitando un ejemplar del Currículo vitae del Dr. Juan Manuel Morales, Vicepresidente del Tribunal Superior de la Justicia Electoral que este domingo 20 de abril juzgará las actas con los resultados de las votaciones en Paraguay.

El ministro Morales es conocido en Paraguay por haber sido un connotado operativo de la policía política de la dictadura anticomunista de Alfredo Stroessner, habiendo enviado a las cámaras de tortura a un sinnúmero de sindicalistas que sufrieron prisión y tormento en los años del terror. Curiosamente, este personero del régimen tiránico y sangriento que Estados Unidos inspiró y sufragó en Paraguay, contó con el respaldo de los opositores en el Parlamento que hoy responden al obispo Fernando Lugo, para llegar a su encumbrada posición política.

El presidente del Consejo de la Magistratura negó al doctor Almada el expediente del antiguo represor y en una entrevista solicitada por el interesado manifestó que su pedido se halla a consideración de una Comisión del Consejo de la Magistratura y que hará todo lo posible que se le conceda su pedido. Almada explicó que necesitab el currículo para presentarlo en en el Juzgado Penal donde Morales, herido en su fina susceptibilidad de represor, le instauró una querella criminal por difamación y calumnia reclamando como Indemnización la suma de 600 millones de guaraníes, porque se le “hirió su honor”.

No es extraño el encubrimiento que presta Sánchez a Morales si se considera que con el currículo Almada podría probar que Morales estaba al servicio de la dictadura de Stroessner y avalar una vez mas la acusación de soplón de la policía política y el papel de agente confidencial del régimen militar que desempeñó este funcionario, que a pesar de sus antecedentes fue puesto en funciones con los votos de los venales y corruptos políticos opositores que hoy se escudan detrás de la candidatura del obispo Fernando Lugo.

Esta complicidad entre el juez Cristóbal Sánchez y Morales es equiparable a la que unía en su tiempo a la organización de Antiguos Miembros de las SS dado que ambos comparten un oscuro pasado de obsecuencia con el régimen militar. El 10 de mayo de 2007 Sánchez fue convocado por la Comisión de Derechos Humanos del Congreso en su condición de candidato a integrar el Consejo de la Magistratura, y en el acto una víctima de la dictadura, Rubén Lisboa, lo acusó de haberle tomado declaración en la Sala de Tortura del temible Jefe de la Policía Secreta de Stroessner, Pastor Coronel. Sánchez argumentó en su defensa ante la prensa que lo hizo en cumplimiento de la orden que le dio su entonces jefe el Dr. Diógenes Martínez. En vez de convocar a Diógenes Martínez, Cristóbal Sánchez, fue designado Miembro del Consejo de la Magistratura e inmediatamente Presidente de dicho Consejo, con la complacencia y silencio cómplice de muchos supuestos opositores.

El Defensor de los Derechos Humanos ha emprendido una solitaria cruzada denunciando que Cristóbal Sánchez y Juan Manuel Morales , no gozan de HONORABILIDAD para ocupar sus cargos, conforme al Art.258 de la Constitución Nacional. Serían más eficaces como torturadores, según Almada, dado que más bien son especialistas en infligir el "Dolor exacto, en el lugar exacto, en la cantidad exacta para obtener el efecto deseado, es decir, para arrancar la información de las victimas..." como enseñaba el célebre adiestrador de represores Dan Mitrione.

Martín Almada, acusado de terrorista intelectual por Stroessner, sigue viviendo las penurias de los “años del Lobo” como llamara la periodista argentina Stella Calloni al tiempo en que el pacto criminal del Operativo Cóndor estuvo vigente. Con frecuencia es acosado por soplones, policías y hasta médicos forenses que lo hostigan en forma permanente ante la indiferencia de los políticos opositores, la mayoría de ellos antiguos colaboracionistas del régimen militar que comparten los mismos vicios que sus supuestos antagonistas políticos.

En 1999 el FBI desclasificó los expedientes de Borman y Hitler, revelando que fueron buscados en Argentina hasta el año 1971. Sobre Borman en particular, que manejaba fabulosas sumas de dinero pertenecientes al Partido Nacional Socialista, existen testigos que aseguran haber conversado con él en Asunción. Según el periodista norteamericano Paul Manning lideró las más grandes operaciones de lavado de dinero de la historia antes de morir, según se cree, en Asunción durante el año 1959. Se piensa que sus restos fueron repatriados y plantados en el lugar donde se dijo que murió. Cuando en 1988 se hicieron pruebas de ácidos nucleicos con su cráneo, se confirmó que se trataba del jerarca nazi que incineró el cuerpo de Hitler, aunque estuviera cubierto con una penetrante tierra colorada. El perito de parte del estado alemán dejó constancia en actas que esa tierra roja no existe en Europa, y muchos suspicaces dedujeron que se trataba de la fértil tierra paraguaya, tan fecunda en ideólogos nazis.

Para comprobar que no estamos exagerando, sólo basta ocuparse de Paraguay, leer o escuchar las declaraciones y posicionamientos de autoridades como Morales, Sánchez, la mayoría de los opositores y propietarios de medios de comunicación.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris