Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La presencia del crucifijo en la toma de posesión

Roberto Esteban Duque
Redacción
sábado, 19 de abril de 2008, 15:40 h (CET)
Escribe Joaquina Prades en El País algo que nos devuelve a las dos Españas que popularizara con sus versos Antonio Machado, al ancestral cainismo de nuestra historia, reactivado por la España del laicismo excluyente de la Iglesia y la Religión; a saber, que la estampa de modernidad que exhibe España en estos días con una ministra embarazada y el Gobierno más paritario de la UE, “tiene un canto apolillado”: la toma de posesión de los próceres del laicismo liberal ante un crucifijo. Según el diputado socialista Mayoral, el crucifijo “sólo es una herencia del nacional-catolicismo”. Y para neutralizarlo, la caterva agnóstica próxima al socialismo ofrece algo mejor, profiere un canto modernista de nacional-laicismo, retirar el crucifijo de cualquier lugar público. Lo dicho, la vuelta al Duelo a garrotazos, un ejemplo de enemistad cívica entre ciudadanos.

La presencia del crucifijo en las instituciones y servicios públicos del Estado debe mantenerse no en nombre de la fe o del cristianismo, ni tampoco de un universalismo moral irreversible que preserve la identidad y dignidad ética de España, sino en nombre del Derecho y de la razón, en nombre del sentido común y del respeto, como símbolo religioso de nuestra cultura. La presencia de lo divino en la sociedad representa el núcleo central de toda cultura auténtica, una ofrenda cultual, un sacrum commercium, el sagrado intercambio entre mundo divino y humano.

¿A quién molesta el crucifijo, aparte de las asociaciones laicistas españolas? ¿Qué orden ético postula la nueva élite de la administración pública, los asesores intelectuales de las grandes alianzas financieras, empresariales y mediáticas, periodistas y creadores de opinión? ¿Qué moral proponen los nuevos ministros, como Miguel Sebastián, para quien el PSOE es más liberal que el PP por sus políticas de divorcio, igualdad de género y matrimonios homosexuales? ¿Acaso es una exigencia de la sociedad civil quitar los crucifijos de los lugares públicos, o un símbolo de modernidad socialista su exclusión de las instituciones públicas? ¿O quizá el Estado deba ir por delante de las demandas mayoritarias de la sociedad?

Crear enfrentamiento en la vida democrática no facilita el diálogo entre pretendidos adversarios, amén de manifestar un nivel ínfimo de tolerancia entre los neocruzados contra el crucifijo y la Religión. El escritor Claudio Magris afirma que existen dos enemigos de la laicidad: los clericales y los laicistas antirreligiosos. La pseudocultura dominante secularizada es narcisista y petulante, intolerante y agresiva. La estúpida seguridad biempensante de un arrogante ateísmo incapacita para afrontar no ya las situaciones límite del hombre, sino la misma existencia, una actitud encarnada en la figura de Homais, el farmacéutico ateo de Madame Bovary, de Flaubert.

Aunque el núcleo del mensaje cristiano no es reductible a su función humanitaria o a su aportación cultural (algo que convertiría al cristianismo en una ideología), la presencia del crucifijo en la esfera pública significa un símbolo religioso de la cultura de España. Cualquier otra interpretación y solución al imaginario problema sólo significa la determinación ideológica de una nueva casta ilustrada y dogmática, religiosamente analfabeta, que busca debilitar la influencia de la Iglesia en la vida pública y lesionar la convivencia en paz.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris