Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El amor de Penélope

Cristina Téllez (Barcelona)
Redacción
viernes, 18 de abril de 2008, 15:56 h (CET)
Nuestra más famosa Pe, desde las Américas no nos ha sorprendido con su: "No creo en el matrimonio pero sí en el amor" pues ya es difícil seguirle la pista en el recambio de nuevos amoríos que le sobrevienen.

El matrimonio está hecho para los fuertes de espíritu, para aquellos que ya llueva, truene o haya inundaciones, siguen en la nave en la que se han embarcado con su amor electo. El amor es en su primera etapa un sentimiento que nos lleva y al que es difícil oponer resistencia, luego madura y se fortalece para soportar las insidias de sus enemigos, y al fin alcanza su plenitud. Pero para recorrer todas estas etapas es necesario poner por obra deseos y acciones para levantar la casa del matrimonio y luego cobijarnos en ella.

Noticias relacionadas

La precedencia de los ministerios

La constitución de un nuevo Gobierno en España trae consigo la reestructuración de los departamentos ministeriales de la Administración General del Estado por parte del presidente

Bayle y la libertad

Es un filósofo francés que destacó por su capacidad crítica, ingenio y erudición

Lo público y lo privado, en las artes

La cultura apoyada o vapuleada, libre o alimentada, libertaria o escondida tras el deseo de lo autogestionado

¿Trescientos?

Sin resolver

Afrenta, provocación, esperpento…

Me resulta imposible imaginar a Adolfo Suárez felicitando a Antonio Tejero por su intento de subvertir la democracia que nos dimos los españoles
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris