Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Los faisanes desplumados del Tripartit

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 18 de abril de 2008, 00:32 h (CET)
¿Recuerdan ustedes aquella famosa fábula de la ardilla; sí, aquella que decía: “Tantas idas y venidas/ tantas vueltas y revueltas/ quiero amiga que me digas/¿son de alguna utilidad?”; pues bien, lo mismo se les podría aplicar a los políticos del PSOE con el tema del abastecimiento de agua para paliar la sequía que está padeciendo Catalunya. Empezaron con una oposición frontal al trasvase del EBRO ¿Cómo podría ser de forma distinta si lo primero que hicieron, el señor Zapatero y sus sicarios cuando en el 2004 subieron al poder, fue desmantelar el PHN que tenia previsto el PP con un 80% de aceptación de las comunidades afectadas? Se empezó por proponer, como única solución, traerse el agua por barco desde la depuradora de Almería embarcándola en Escombreras, puerto en el que se han gastado unos dineros para acondicionarlo al efecto. Luego se hablo de traerla del Ródano desde Francia; más tarde se pensó (ya apretados por la necesidad de encontrar una solución rápida ante la inminencia de la llegada del verano) en traer por tren ( uno de los sistemas más absurdos si se tiene en cuenta que trasportarla por dicho medio casi salía aprecio de oro); luego se aferraron a lo que se llamó un “mini trasvase” del Segre, que como todo el mundo conoce, es un afluente del Ebro. Era una forma más o menos amañada de encubrir lo que en definitiva no era más que sacar agua del Ebro, sólo que de uno de sus afluentes. Pero desde Madrid, vayan ustedes a saber el porqué, se negaron en redondo dejando el plan del señor Montilla compuesto y sin novia.

A todo esto, mientras tanto, se mantenía una verdadera campaña de calificaciones y descalificaciones por parte de los políticos que integran el propio Tripartit, respecto a cada una de las propuestas que, como suele suceder cuando todos van a la greña, lo que a unos les satisfacía les molestaba a los otros y viceversa. Un tal señor Baltasar opinaba bueno lo del Segre en tanto los de ERC pensaban que ésta no era la mejor opción y, por si no hubiera bastante lío, los de CIU sacaban su cuarto a espadas para intentar imponer su criterio que era traer el agua del Ródano. Pero, como ya adelantaba en uno de mis artículos, parece que en Madrid no están muy de acuerdo con las ideas del señor Montilla, al que empiezan a considerar como si fuera un virrey algo díscolo y, quizá por esta causa, han cogido las tijeras de podar indeseables y le han cortado las alas para situarlo en el lugar que le corresponde y bajarle de esta manera los humos que se le habían subido a la cabeza después de su éxito en las pasadas elecciones. Así, en un giro inesperado del señor Zapatero han acabado por darle la razón al PP y han decidido que la solución mejor sería la de traspasar agua del Ebro desde Tarragona. ¡Cuántos dolores de cabeza se hubieran evitado si, desde el principio, se hubieran dejado de politiqueos y hubiesen tomado esta opción, la más lógica y efectiva!

Algunos se preguntarán ¿qué ha estado haciendo estos últimos días el señor Montilla? Pues como suele ocurrir con estos émulos de Sancho Panza y su ínsula Barataria, se han estado dedicando a “hacer patria” que es lo mismo que jugar a ser jefes de Estado. Más fátuo que un pavo real se ha dedicado a visitar Marruecos en plan de representante de Catalunya para darse un baño de autocomplacencia al ser halagado por las autoridades marroquíes que, miren ustedes por donde, han sacado de este tonto útil que les explicara el modelo de autonomía catalán para que les sirva de ejemplo para aplicarlo ¿saben ustedes a quién?, pues, nada menos que ¡a los saharianos, a los que pretenden convertir en una provincia más del reino alauí! ¿Se dan cuenta de la contradicción? Un separatista aleccionado a un estado anexionista para que integre, a la fuerza, a un pueblo que lucha desde hace años por su independencia. Naturalmente los ministros de Mohamed VI encantado de que el iluso de Montilla fuera largando su perorata y alabando el tipo de autonomía catalán, con tal de ir arrimando el ascua a su sardina en el tema de la nación saharauí.

Pero lo realmente alucinante de toda esta sarta de despropósitos es que, en Catalunya, la gente haya caído por segunda vez en la trampa de votar a las formaciones que integran esta amalgama de partidos, rivales entre sí, movidos por sus luchas internas por detentar la jefatura de los mismos y, a la vez, luchando por hacerse un sitio en el panorama político catalán que los perpetúe en el poder para seguir viviendo a cota de los contribuyentes. Veamos, si a alguien se le pudiera haber ocurrido que el Tripartit de la Generalitat, era la combinación mejor para llevar a Catalunya al autogobierno y conseguir que llegara a valerse por sí misma, apartada del resto de España; me imagino que en estos momentos, vista la manera de actuar de la Generalitat en la cuestión del agua, ya se habrá apeado del burro y estará suspirando por que las cosas no vayan a peor y para que alguien logre imponer sensatez entre esta camarilla de incompetentes que, como se ha demostrado, han sido encapaces de solucionar el primer problema grave que se les ha presentado, sin la ayuda del gobierno Central. Para que luego vayan por ahí presumiendo, con plumas de pavo real, de independentistas y se gasten el dinero de los contribuyentes abriendo supuestas “embajadas” en el extranjero.

Y es que, señores, nada hay peor que investir de autoridad a sujetos mediocres cuyo único aval ha sido haber estado encerrados en la cárcel o haber vivido en la clandestinidad durante el régimen del general Franco. Gobernar una nación no es tarea de guerrilleros ni de funcionarios aupados a fuerza de recomendaciones o de hacerse el necesario; para ello se necesita preparación, inteligencia, dotes de mando y organización y clase, mucha clase para moverse por el mundo de la política sabiendo sortear los baches y las trampas que les pongan sus adversarios. Bernad Shaw decía con su habitual ironía: “Lo que verdaderamente halaga a un hombre es que se crea que merece la pena halagarle”.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris