Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El matriarcado feminista de Zapatero

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 17 de abril de 2008, 04:22 h (CET)
Cuando uno lee, en un conocido rotativo catalán, un titular de tan manifiesta cursilería como el que hoy se ha publicado en La Vanguardia, refiriéndose a nuevo gobierno elegido por ZP, calificándolo de “Gobierno de estilizada continuidad…” no puede menos de torcer el gesto y pensar lo que habrá querido decir su autor al hablar de “estilizada continuidad”. Puede que se quiera referir a que, al haber tantas mujeres, su imagen es más “delicada” y “fina” o, puede que quiera decir que, con esta nueva camada de ministros haya querido “reelaborar de una forma refinada” lo que fue el gobierno anterior o, y esta es la tercera interpretación que el diccionario de la RAE da del verbo estilizar, haya querido adelgazar la figura corporal en todo o en parte, lo que no creo que se le pueda atribuir a ningún gobierno que se precie. En fin, allá el redactor del artículo con sus metáforas. Claro que, cualquiera, puede hacer la descripción de lo que va a ser este nuevo gobierno made in Zapatero de la forma que quiera, por aquello de que, en cuestión de gustos no hay disputas o todo es según el color del cristal con que se mira.

Yo, en cambio, tengo una percepción muy distinta de lo que ha querido hacer el señor Zapatero, rectifico, de lo que “ha podido hacer”, porque estoy convencido de que, nuestro reeditado Presidente, se las ha visto y se las ha deseado para poder reconstruir un nuevo gobierno con los elementos de los que disponía. En primer lugar, se ha visto enfrentado a una cuestión que, el ciudadano de a pie, tiene difícil de poder observar, pero que, los que conocen las interioridades del PSOE, saben muy bien que existe. Si, señores, no se crean que todo son rosas y violas dentro de esta organización tan compleja como es el partido socialista español; sin duda hay una parte de los miembros de la organización que mantiene una actitud crítica con la forma que ha tenido de gobernar el señor ZP, y no son precisamente los menos preparados y los menos capaces, al contrario, son pesos pesados dentro del partido. Sin embargo, permanecen aletargados, sin moverse para no salirse de la fotografía. Saben que, en estos momentos, la popularidad de su jefe entre la ciudadanía ¡vaya usted a saber por qué!, es alta y que, cualquier intento de desbancarle, estaría condenado al fracaso.

Naturalmente que Zapatero, que no es tonto, también está informado de los que le apoyan y de los que están en su contra y, por eso, como es natural, no les dará la oportunidad a sus críticos a que accedan a cargos de responsabilidad. Esta circunstancia limita los efectivos de que ha dispuesto el Presidente para elaborar su Ejecutivo. El hecho de que haya repuesto en su cargo a ministras tan desacreditadas a nivel nacional, como es el caso de la señora Magdalena Álvarez, da la medida de sus apuros para encontrar elementos que le sean fieles. Por otra parte, es un experto en manejar a las feministas (sin duda las mujeres han sido sus votantes más fieles) y supongo que no se ha olvidado, en el momento de formar gobierno, de aquella canción improvisada que le cantaron a la salida del Parlamento un coro de feministas enfervorizadas: “ista, ista, ista, Zapatero feminista”, sin duda fue algo emocionante. Desconozco la forma de pensar de las nuevas ministras, aunque no creo equivocarme al intuir que todas cojean del mismo pie porque, para llegar tan alto en el PSOE hay que demostrar ser revanchista y feminista. En fin, que querámoslo o no, sea intencionadamente o por simple casualidad, el nuevo gobierno empieza con una mayoría de mujeres, a muchas de las cuales ya, por aquello de “por sus obras las conoceréis”, sabemos de qué pie calzan y tres que son una perfecta incógnita que, el tiempo, este gran esclarecedor de misterios, será quien nos de la medida de su valía.

Lo que sí es evidente es que, Andalucía, una de las provincias con más desempleo de España y de más problemas económicos, ha sido la que más sangre ministerial ha aportado a este bisoño gobierno, lo que no creo que al señor Durán y Lleida, el eterno ministrable, le haya sentado demasiado bien. Supongo que estaba esperando de ZP uno de los ministerios a los que tanto tiempo lleva aspirando. No obstante, no deja de ser chocante que, en la provincia donde se administra peor el empleo, donde una gran parte de los desempleados cobran durante todo el año trabajando tres o cuatro meses, donde las suspensiones de pagos han dejado a más gente en la calle; por el contrario, sea una de las que más funcionarios tiene y que más gente envía, a costa de los tributos de las restantes regiones, a ocupar altos cargos en la administración Central. Claro que, ya sabemos que eso de la endogamia es cosa de la farándula, de los nuevos ricos, del gobierno de Catalunya y, como no podía ser menos, del PSOE. ¡Pero, no nos quejemos que todo bicho viviente tiene derecho a buscarse la vida!

En fin, que el señor Zapatero, no sabemos si la señora Sonsoles habrá tenido alguna intervención en sus decisiones, ha decidido que para arreglar la economía era conveniente poner al causante de que vaya como va; para Fomento a la misma que estuvo a cargo del caos de los ferrocarriles y del apagón de Barcelona; de la enseñanza a la que parió lo de la Educación para la Ciudadanía ( y su marido, el señor Arenillas, fue el que se forró en la Oficina Económica del Gobierno); a Rubalcaba, el Rasputín de las negociaciones con ETA, del caso De Juana y del folletin del 11–­M, para que siga “sufriendo” en Interior; a Moratinos ¡ una vergüenza nacional!, lo hace repetir para escarnio de los españoles y, por si faltaba algo, a Fernández Bermejo, el Comisario soviético, lo mantiene al frente de una Justicia que, como diría un castizo, ¡ha perdido su casto nombre! Este es el panorama de partida, lo que seguirá algunos nos lo imaginamos y, cómo va a terminar este sainete que acaba de empezar, pues, señores, nadie lo sabe pero esperemos, en bien de todos los españoles, que no concluya en tragedia.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris