Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Predicación edulcatoria

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
jueves, 17 de abril de 2008, 04:22 h (CET)
Existe una marcada tendencia en ciertos predicadores “progres” de la PALABRA, por hacer más grato, llevadero y asequible el evangelio de Jesús al hombre de hoy día. Hoy la gente busca una religión a la carta. Una Iglesia a su medida. No acepta imposiciones de ningún tipo. Rechaza todo lo que contraríe sus apetencias o impulsos naturales. Resulta obsoleto eso de “condenación eterna”, de “maldición o reprobación divinas”. No desea otra norma o mandamiento que su capricho o voluntad. Seguirá sólo lo que le gusta o apetece. Nadie que le dicte lo que es bueno o malo. Por eso se busca quien regale sus oídos con lo que se quiere oír. Nada de compromisos, de exigencias, de renuncias, de cruz, de hacerse violencia, de negación personal etc..Quieren un evangelio edulcorado, un Jesús complaciente y sumamente amoroso y comprensivo con toda clase de comportamientos de las personas etc.

Y lo más triste y lamentable de todo, es que, por desgracia, se encuentran hoy, dentro de la misma comunidad eclesial, pastores que, por congraciarse con su parroquia, auditorio o fieles, tergiversan el mismo Evangelio, predican medias verdades, silencian lo que desagrada o presentan un Jesús mutilado.

Mal camino y peor pastoral es obrar de este modo, pensando que “no hay que asustar a la gente” por ejemplo con las postrimerías, las verdades eternas o los diez mandamientos. El pretender reducir el evangelio a un puro humanitarismo, a un inmanentismo gratificante y consolador, o una moral de consenso o del todo vale, es hacer rebajas o mutilación del Mensaje de Jesús.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris