Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Convertirse a la fe católica, para un musulmán es un camino peligroso

María Muñoz (Málaga)
Redacción
martes, 15 de abril de 2008, 09:42 h (CET)
Sus protagonistas denuncian que, mientras las historias de occidentales convertidos al islam son seguidas con interés por los medios de comunicación, su viraje espiritual hacia la Iglesia pasa desapercibido para el gran público. Mientras los primeros son invitados a programas de televisión, se convierten en presidentes de las asociaciones islámicas más famosas y, esencialmente, no tienen ningún problema de visibilidad, ellos han de resignarse a vivir en clandestinidad, poniendo en juego su propia vida y la de su familia. Pero aun así, están convencidos de que les compensa.

Hace unos días oía unas declaraciones en una emisora de radio a Magdi Cristiano Allam, -ya que no ha podido venir a España porque el Ministerio del Interior no garantizaba su seguridad- y decía: Que igual que le sucede a él, los musulmanes que se convierten en suelo europeo se exponen a ser asesinados. Y añadía también, a pesar de todo me preocupan tanto los “terroristas cortacuellos”, como los “terroristas cortalenguas” y quiénes les hacen el juego.

Y, como sabrán muchos lectores los musulmanes no impiden a un cristiano entrar en su credo, pero una vez convertido al Islam, un cristiano no puede salir del Islam. En el Islam sólo hay puerta de entrada, no de salida; eres libre para entrar pero no para salir. Y en caso de salir, la muerte sentenciada puede esperarte.

Mientras la Iglesia Católica, te anuncia el Evangelio de Jesucristo, te lo propone, pero no lo impone. Respeta a todos. Y las puertas siempre están abiertas, tanto para entrar como salir.

Noticias relacionadas

Procesos electorales

Resulta bochornoso que todavía se cobren ciertos sueldos cuando hay pobreza, miseria y hambre física

Conversaciones de autobús

El pulso de la actualidad en el recorrido de la línea 79

Cuestiones que nos interpelan

“El signo más auténtico y verdadero de espíritu humanístico es la serenidad constante”.

​El equilibrio

El escuchar a los demás y la apertura a los nuevos aires, harán de bastón que nos permita seguir conviviendo con la humanidad

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris