Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Cosa de mujeres

Josep Esteve Rico
Redacción
martes, 15 de abril de 2008, 00:28 h (CET)
Me da la impresión de que el tema de la presunta reducción de tropas en Ceuta y Melilla lo están utilizándo unos y otros, para hacer cada cual su papel. El psoeista centro izquierda gobernante, alega que se trata de una reestructuración o reforma sin disminución de efectivos en el Ejército de estas ciudades sin ánimo de dejarlas desprotegidas. La derecha opositora argumenta que estamos ante una discriminatoria reducción de efectivos -principalmente, mandos medios e inferiores- con traslado a otros destinos con menores sueldos, lo que, aseguran, perjudica a Ceuta y Melilla en lo social, en lo económico y en lo comercial.

Sea como fuere, lo cierto es que el tema está calentito y en candelero o de actualidad en ambas ciudades españolas norteafricanas. La imagen de un grupo de mujeres, esposas de militares ceutíes, ante Delegación de Gobierno, esgrimiendo pancartas y protestando a gritos contra lo que consideran un atropello, ha sido la nota destacada estos días pasados.

La verdad del asunto, mientras una de las partes -exactamente Defensa- no aclare y reconozca públicamente si habrá o no reducción de mandos, tiene dos versiones enfrentadas por posicionamientos o apasionamientos ideológicos y políticos. Quizá ninguna de ellas tenga la verdad total y absoluta. Tal vez la realidad se halle entre las dos posturas, enmedio, en el punto centro de equilibrio. Lo que está claro es que ambas partes -Defensa, en manos del PSOE primando intereses de Estado y las Ciudades Autónomas, en manos del PP y defendiendo los intereses del colectivo militar- deben sentarse a dialogar y a aclarar dudas, porque éstas, haberlas, haylas; hasta llegar a un acuerdo o a negociar si se terciara, una solución intermedia satisfactoria para todos.

Posiblemente, ahora que la titular de Defensa es una mujer, la "paz" y el consenso en este polémico, nada claro y dudoso tema, puede ser incluso más fácil por aquello de que la mujer es, comparada con el hombre, superiormente sensible, dialogante y conciliadora, generalmente hablando; a pesar de que lo militar sea tradicionalmente tema masculino.

En las dos partes implicadas hay mujeres de protagonistas. Mujeres de militares y la nueva ministra de Defensa. Un detalle que debería favorecer y facilitar el acercamiento mútuo. Al fin y al cabo, por lo bien y valientemente que han defendido las esposas a sus maridos militares y por tener enfrente a partir de hoy a una mujer de ministra, están condenadas ambas partes a entenderse. Pues que se sienten a dialogar. Al fin y al cabo, entre mujeres anda el juego. Lo militar ya no es exclusivo de los hombres. Los tiempos han cambiado. Y el Gobierno también. ¿Reducción de mandos o reestructuración? Cosa de mujeres...

____________________

Josep Esteve Rico Sogorb, ex redactor diarios El Faro y El Periodico de Ceuta y Area de Algeciras. Escritor, blogger, periodista.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris