Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Reales de vellón   -   Sección:   Opinión

Nuevo gobierno con aire femenino

Sergio Brosa
Sergio Brosa
martes, 15 de abril de 2008, 00:39 h (CET)
Este viene a ser el leit motiv de los titulares de la prensa de ayer domingo, en que el presidente del gobierno, ZP II, no sé si por repetir en la Moncloa o por ser investido presidente de gobierno a la segunda votación, ha querido hacer una grotesca mueca que no un guiño, al progresismo feminista; ese que no es jaleado por las mujeres que no quieren que la mal llamada discriminación positiva, haga que mujeres alcancen cotas de poder no por sus méritos propios sino por mor de la ley de igualdad o de paridad, llamada técnicamente Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres.

Quienes sienten no ya preocupación sino simple interés por la cosa económica, mezclado o no con la cosa política, no pueden pasar por alto la singular composición del nuevo “Gobierno de España”, como han acuñado sus asesores en mercadotecnia como “trade mark”.

Hubiese preferido titulares del tenor: “El nuevo gobierno de España tiene aire inteligente y cabal”. Así fueran mujeres u hombres.

Es singular que se haya descolgado del nuevo gabinete a Jesús Caldera, ex ministro ya de trabajo que tuvo aspiraciones al inicio de la anterior legislatura, de ser nombrado vicepresidente lo-que-fuera, de aquel primer gobierno ZP, pues consideraba que lo que llevaba hecho por el PSOE y ZP (a la sazón Sosoman en el Guiñol) le hacían acreedor a tal distinción. Y ha hecho cosas en su legislatura, desde luego y algunas bien sonadas, como la ley de dependencia, en una clara ingerencia en las competencias de las comunidades autónomas. En su lugar ha entrado Celestino Corbacho, el otro gran alcalde del Baix Llobregat, junto con Montilla. Todo un tipo, sí señor. Aunque personalmente considero de mayor relevancia y significación la alcaldía de L’Hospitalet de Llobregat que el ministerio de Trabajo, aunque le hayan incluido la gestión de los inmigrantes.

En cualquier caso, la mesa (camilla en este gabinete ministerial) se sostiene sobre tres patas fundamentales: Teresa Fernández de la Vega, Pedro Solbes y Alfredo Pérez Rubalcaba que repiten en sus puestos.

Repiten también en su misma cartera anterior: Moratinos en Asuntos Exteriores; Fernández Bermejo en Justicia; Cabrera en Educación; Espinosa en el modernizado Agricultura y Pesca que pasa a denominarse “Medio Ambiente, Medio Rural y Marino” que no sé si son demasiados medios y ningún entero. La señora Salgado en Administraciones Públicas; César Antonio Molina en Cultura, atrincherado en la SGAE y; Magdalena Álvarez, Maleni, ni partía ni doblá, en Fomento, pues los desastres en la construcción del AVE nada tienen que ver con su gestión, como queda demostrado. Aunque también cabe pensar que repite porque no ha aprobado.

Lo que no tiene tampoco mucho sentido es el nombramiento de Carme Chacón (nacida Carmen) al frente de ningún ministerio, pues lo de menos es que sea el de Defensa, ya que a primeros de verano tendrá a su primer hijo y lo normal será que esté un par de meses de baja. No sé si se tomará las 16 semanas reglamentarias de baja maternal más el mes de vacaciones como hace todo el mundo. Así pues, a sabiendas de su inminente, larga y merecida baja, es nombrada ministra de Defensa; algo así como Comandante en Jefe. Que si bien no lo es, es el jefe político de los militares. Confiemos en que nuestro país no sea atacado mientras está de parto, pues no podrán aplicarle anestesia si ha de estar al frente de los tres ejércitos. Ciertamente, cualquiera puede encontrarse de baja médica de manera fortuita durante una emergencia nacional que implique a las fuerzas armadas, pero no de forma programada; parece una irresponsabilidad. A menos que pueda ser sustituida por cualquiera. Ya veremos el ejemplo que da en cuanto a la conciliación del trabajo y la vida familiar.

Otro ministro nuevo es Miguel Sebastián: Industria, Comercio y Turismo. Amigo de ZP, ya que no consiguió la alcaldía de Madrid por elección democrática, ha sido designado ministro. Es claro que, a los ojos de ZP, merecía un ascenso. Será difícil evaluar su valía en comparación con sus antecesores, pues Montilla no pudo dedicarle mucho al ministerio porque estaba enfrascado en la política catalana, hasta llegar a ser President de la Generalitat. Y Joan Clos, anestesista de profesión, el día de la jura de su cargo pensó que lo hacían ministro de Justicia y de no sé qué más cosas. Y así ha sido su corta gestión, caracterizada por los desacordes tonos de su violón.

Dos nuevas ministras por sorpresa, Cristina Garmendia, de Ciencia e Innovación, de la que dicen ser buen técnico en biomedicina y buena gestora empresarial del mismo sector y Beatriz Corredor, de Vivienda, registradora de la propiedad, como Mariano Rajoy, por lo que se la supone muy versada en los entresijos registrales de la legalización de viviendas. De ambas ministras se dice que han sido propuestas a ZP por el inefable Miguel Sebastián. Sólo cabe esperar y ver.

De todas maneras, la campanada feminista, pues no cabe calificarlo de otra forma la estructuración de este gabinete, la ha dado ZP con Bibiana Aído, ministra de Igualdad. A sus 31 años recién cumplidos y por buena preparación académica que tenga la señora, carece de la experiencia de vida necesaria en todo político de primera división, como ha de ser un ministro. No puede uno pasar a esa edad, de la Dirección de la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco a ministra de lo que sea; aunque sea Igualdad. Nuevo ministerio para promover la igualdad entre mujeres y hombres.

No vamos bien si para ello se precisa de un ministerio entero. Cabría pensar hasta en una dirección general dentro del Ministerio de Trabajo, pero no un ministerio para desarrollar lo que en su primera comparecencia pública ella ha declarado: “Voy a "trabajar sin descanso" para conseguir que España sea un país más paritario ya que no se puede tolerar que el hecho de nacer hombre o mujer "determine" el destino de las personas.”

Y dicho esto, parece que la nueva ministra de Igualdad, se retiró a la mesa del fondo de la cafetería Gotinga, en la plaza de El Mentidero de Cádiz, un bohemio refugio gaditano, de ambiente ecléctico, donde siempre hay música, en el que parece ser que cada día lee la prensa mientras toma café por la mañana.

Si no fuera por la persistente sequía en Catalunya que actúa aquí como contraprogramación, la economía española estaría ya bajando por los rápidos más en precario que raiers principiantes en sus inestables armadías.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris