Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Vaya ‘Geta’ tuvo el Bayern

José María Moncasi de Alvear
Redacción
lunes, 14 de abril de 2008, 11:44 h (CET)
Mi hijo. Ayer se sintió olímpico. Soñaba en alto y se veía portando la antorcha. Cruzaba océanos y mares. Atravesaba desiertos y asentaba sus reales en Pekín. En su inauguración contemplaba desde el césped rostros de todos los colores. Es el sueño de cualquier participante. El deporte debe de ser punto de unión no de desunión. Buscando lo más cercano y desechando lo lejano, lo que divide. Aunque ya sé que los tibetanos tienen razón. A mí hijo esto le da igual. Más bien. No entiende. Sí lo que quiere es jugar y jugar. Ya está. La política para los políticos. Y para los que la sufrimos, padre. Repite algunas frases mías.

Ayer, la antorcha paso por el Coliseo. Roma. En la ciudad de las siete colinas se estableció la capital del imperio. Nerón, el que la incendió, no llegó a conocer a Luca. Era el legionario por excelencia. El más atrevido. Cuestionaba todo. Hasta las decisiones de sus superiores. Se lo permitían. En el frente, se situaba bien. Muy cerca del enemigo. Esperando el mejor momento. Butragueño, el hispano, tenía más estilo. Un señor. Los años transcurrían sin que se le conociese su voz. Apenas la alzaba. Luca Toni, por el contrario, se le oía a lo largo y ancho del imperio. Hasta en su tierra. La de adopción.

Pues bien, ayer mi hijo sufrió conmigo. España entera. Sentados frente al televisor. La caja tonta. Esta noche no tenía un pelo de tonta. Cumplía su cometido. El Pato se hizo grande. El ambiente acariciaba el paraíso. El equipo del sur madrileño, cuna obrera, vestía de gala. Asistían el talismán Rey Juan Carlos y su hijo, el Príncipe Felipe. El estadio a rebosar y en el palco estaban todos los que tenían que estar. Sólo faltó Ruiz Mateos. Hoy, cuando escribo estas líneas, es su cumpleaños.

Los Casquero, Contra, Celestini, Pato y el equipo entero, combatieron con las botas puestas. Hasta el final. El último minuto. Dichoso tiempo. Llovía, sí. Y, dolía cada vez que se movía el reloj. Los alemanes, ante el empuje y derroche de los azulones se desesperaban. Bastaba unos segundos de respiro o un descanso y allí apareció nuestra escuadra. Pletóricos y con ganas de comerse el mundo. Contra se inventó una carrera fantástica, tumbó a sus rivales como sólo lo sabe hacer un campeón y cuando parecía que se caía largó un disparo. Parecía un legionario, no de la Roma imperial. Qué va! Conquistador español.

Pizarro y Cristóbal Colón acompañaban a nuestros héroes. Raúl y Casillas, desde las gradas. Un equipo de técnica danesa pero con un corazón que sentía sus colores. Español para más señas. El cava estaba ya en la nevera, dispuesta a ser descorchada. Era cuestión de minutos. La gesta hacía historia. Tres goles en los primeros cuatro minutos de la prorroga nos daban la victoria.

El segundo periodo nos visitó un desconocido. Estaba al acecho. Recién llegado de la Grecia, esperaba su ocasión. Kahn, que anoche salvó su jubilación, se echó adelante empujando con él a todo el equipo. Acompañó. Luca Toni, cuan buen legionario, aguardaba su oportunidad. La tragedia, que así se llamaba, apareció con otro cabezazo a la red del gigante italiano. César, pensó, me llamará a palacio. Me condecorará no por servir al imperio, sino por dar el pase a la final en esta noche de gloria. Los azulones. Los mejores. Tanto en el partido de ida como en Madrid. Es este tipo de gestas lo que hace que el fútbol sea el más grande. Casi se equipare a un rey. Pienso. Vaya ‘Geta’ tuvo el Bayern.

____________________

José María Moncasi de Alvear es consultor de comunicación.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris