Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El uniforme mágico

María Sánchez (Melilla)
Redacción
domingo, 13 de abril de 2008, 10:19 h (CET)
Desde hace sólo nueve años hago voluntariado, digo sólo por que conozco a personas que llevan toda su vida.

He conocido a voluntarios que pertenecían a médicos sin frontera, psicólogos sin frontera, Organizaciones no gubernamentales y si Gubernamentales de diferentes nombres que realizan su labor en cárceles, en barrios marginales, con colectivos sin hogar, limpieza de ríos, recogida de animales, acompañamiento en Hospitales a familiares de enfermos y una larga lista de actividades destinadas a la ayuda de los más desfavorecidos, la mayoría, por no decir casi toda las Asociaciones se buscan la vida para conseguir medios por si solos , me refiero a los no Gubernamentales.

Al margen de la voluntariedad y dedicación sin animo de lucro que les equipara a todas ellas, en lo que a voluntarios se refiere, lo que quiero destacar es que a ningún voluntario o voluntaria de ninguna de las citadas ONGS se les hace llevar un uniforme, me explico: No portan botas estilo militar, ni galones, ni reflefectantes, ni llevan en la cabeza un rotativo como los de las ambulancias que les habrá paso cuando van en ayuda de un necesitado.

Son voluntarios/as a los que nadie les reconocería como perteneciente a una ONG en el metro, ni en su barrio y lo más destacable es que entre ellos, entre los no uniformados existe la cordialidad, el apoyo, la tolerancia para continuar con su labor tan poco reconocida.

Esto es un poquito de lo que he conocido a los “voluntarios no uniformado”

Quiero que mi hija dentro de unos años pertenezca a una ONG no uniformada, y ya lo hemos hablado, lo hemos hablado por que, el viernes estaba dispuesta a apuntarme como voluntaria en mi pueblo Pozuelo de Alarcón, en Cruz Roja, y la injusticia que vi, que se cometía con unos de sus voluntarios, el machaque, la intolerancia fue tal que desistí, yo no me apunto a un voluntariado así, y si lo hago no en Cruz Roja de Pozuelo desdeluego, ni mi hija, ni mis amigos. La causa era de lo más pintoresca y rencorosa.

Un voluntario hacia años que estaba en contra de que los voluntarios fueran en ambulancia sin que los profesionalizaran, a mi me parece bien, que se profesionalice a los sanitarios, y si ustedes se meten en algunos foros de voluntarios “uniformados” verán como son muchísimos los que piden lo mismo, este voluntario había decidido sin cambiar de opinión, cosa que le digna, hacer guardias voluntarias en ese puesto de socorro, así que el jefe del mismo puesto, había decidido a su misma vez que pagará por lo que antaño, hace siglos había opinado el voluntario repudiado, así que tras un consejillo de guerra, de tu opinaste contrario a nosotros ahora te castigamos que para eso llevo un uniforme y soy el jefe y cuento con el apoyo de los que no se mojan, claro.

El voluntario castigado por sus opiniones libres, lleva siéndolo desde el año 1986, se dice pronto cuando este tan sólo tiene 38 años e incluso siendo Vicepresidente hasta el año pasado.

Nunca he visto tanta maldad, e intolerancia en un voluntariado….ahora que recuerdo si, en un grupo de personas, diez eran que tuvieron que abandonar de actividad como voluntarios, cambiar me refiero a dejar el uniforme, para incorporarse a una ONG” sin uniforme”

Es increíble como, cambian las personas al ponerse un uniforme, se transforman, trepan, se sienten amenazados por personas más cualificadas que ellos, los que mandan, ¿como se puede presumir de ir a salvar vidas de personas desconocidas cuando a sus propios compañeros les tratan así?

Yo lo tengo claro, si quitaran los uniformes, los símbolos tan arraigados a otros tiempos, más de uno de algún voluntariado ni se acordaba.

La verdad es que es suave mi carta, por que lo que vi. en Cruz Roja Pozuelo, no se paga ni donando sangre. Ni con todo el oro del mundo en forma de lotería. Y la magia de esos uniformes, que hacen que en un voluntariado se haga, intenten en este caso, ese daño. Si los pagaran al subir de puesto lo entendiera, pero encima daño gratuito, es peor. Si, traicionar por traicionar es lo peor.

Me consta que en otras Cruz roja, no se trata así a las personas por el hecho de opinar diferente, me refiero a lo que ví, y oí y fue en Pozuelo de Alarcón.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris