Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Una derecha sin complejos

Antonio González
Redacción
domingo, 13 de abril de 2008, 10:19 h (CET)
Independientemente de los grupúsculos minoritarios y de agrupaciones caracterizadas por comportamientos, más o menos, identificados con la derecha política, en España sólo el Partido Popular representa el sentir mayoritario de la gran mayoría de los ciudadanos que sienten los valores conservadores-liberales. Pero el Partido Popular tiene un problema y, es un gran problema, porque va en dirección contraria a la lógica de su idiosincrasia, buscando un centro sin tener en cuenta de que una gran mayoría de su “derecha” está compuesta por personas que sienten unos valores éticos, religiosos, políticos y sociales que están completamente en el lado opuesto al que se dirige en su travesía por el desierto -en el que ya se ha desperdiciado más de veinte años- en esa búsqueda del caladero de los votos del centro, del que nadie puede asegurar si existe o no; y, si éste no es un estadio místico como el de la “tierra prometida”, de los cuarenta años desérticos y deambulatorios de Moisés. Por consiguiente, ese peregrinar les puede llevar decenas de años; mientras tanto, los impacientes que son gran mayoría, quieren resultados tangibles y reales sin tantos rodeos.

Esa derecha natural, conservadora y democrática que no tienen otra opción política que la represente. Votan al PP como mal menor y porque es el más cercano a sus creencias, –no van a votar a Izquierda U-ndida-, por supuesto; pero puede asegurarse, que en el momento de que por la derecha del Partido Popular surja una agrupación liderada por un/a joven líder, con cierto atractivo y sin complejos, los Populares perderían la mitad de sus actuales votantes. Y, a menos, que se den cuenta de que deben abarcar en su representación ese espectro sociológico más a la derecha de su longitud y latitud, sin tener porqué avergonzarse, el peligro de estar vitaliciamente en la oposición será una constante.

Es un enigma la cerrazón del Partido Popular en seguir empeñados en no fortalecer las posiciones políticas, genéticas, sociales e intelectuales que le corresponde a su ala derecha, SIN COMPLEJOS Y SIN PONER LA MEJILLA; respondiendo a cada ataque de la izquierda facinerosa, con la respuesta adecuada y haciéndole saber: de que ellos sí son criminales convictos y confesos de la antigua y reciente historia, prevaricadores y corruptos sentenciados, enemigos de la humanidad con hechos demostrables y demostrados y, además, sin presunción.

Por consiguiente, esta opción política tiene que establecer los parámetros pertinentes para llevar a cabo una política sin descanso, abarcando todas las sensibilidades como algo natural y normal, que sirva de vehículo para representar también a los que hasta ahora se siente huérfanos por sus tendencias más firmes y arraigadas. Conformando el gran PARTIDO DE LA DERECHA ESPAÑOLA DEMOCRÁTICA, donde puedan caber todos menos los indeseables y delincuentes de cualquier ralea.

El Partido Popular no debe renovarse sino ampliarse a esas opciones que representan a millones de personas, y, por ello, tiene que tener la capacidad de verse en ese espejo, no cóncavo, que representa la realidad absoluta más lógica, la que quiere pertenecer de hecho y de derecho a una entidad de la que hasta ahora han carecido. A una derecha moderna y sin anclajes traumáticos que debe estar feliz y orgullosa de su trayectoria; de su brillante ejecución social y política y de sus inigualables logros democráticos, alcanzados desde la instauración de la democracia. Una derecha que se proclame orgullosa de creer en los valores de la unidad de la PATRIA, de los SIGNOS e INSTITUCIONES que las representan, de la Lengua común, de los valores constitucionales establecidos, de la igualdad y el derecho de los españoles, así como de todo cuanto sirva para hacer del conjunto una unidad fuerte y sin fisuras ante el mundo. Una derecha que defienda los valores de los tres “faros” que han guiado a la civilización occidental: la filosofía griega, el derecho romano y la ética del Cristianismo.

Se puede perder unas elecciones defendiendo esos principios, pero más a la corta que a la larga, el pueblo responde en la defensa de todo aquello que les identifica y les une. Nada le interesa más a los “ideólogos” de las izquierdas que nos ha tocado padecer, que la dominación del espíritu conservador-liberal mediante la imputación de falacias que lo acompleje. Empleando estrategias que los relacione con el régimen anterior, lo cual tampoco tendría ninguna importancia, si fuera verdad, porque los que tienen que avergonzarse son los que han empleado el terrorismo de estado para eliminar gente, el secuestro de personas, la corrupción masiva o, los sucesivos “golpes de estado” contra la II República y, en eso, las izquierdas sí han sido especialistas. Por tanto, lo que se necesita es ganar la batalla de las ideas, sin tregua, sin compasión, con un único discurso; relacionando y acusando permanentemente de los delitos que ellos han sido y son capaces de experimentar y efectuar contra el pueblo. SIN COMPLEJOS Y MIRÁNDOLES A LOS OJOS.

Ahora, en el XVI Congreso Nacional que el Partido Popular celebrará en Junio-08, es preciso que no sirva solamente para la elección del/os candidato/s y la autocomplacencia orgánica, sino que sea el foro de la exposición y ratificación de los principios éticos-políticos de una formación que está llamada a ser la más importante de España, y en esta ocasión única –dada las circunstancias- estará la oportunidad de dar un golpe de timón dejando claro de que se está dispuesto a ir en la dirección que le corresponde, contra viento y marea; pero con el espíritu de conquistar la posición de la que NO DEBE AVERGONZARSE. La Patria lo agradecerá.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris