Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Rajoy convence un día y la lía al siguiente

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 12 de abril de 2008, 08:07 h (CET)
Llegó por fin el día de la soporífera investidura del Presidente del Gobierno y, curiosamente, la atención no era acaparada por el aspirante a repetir como Presidente del Gobierno, sino que, como viene sucediendo desde el pasado 9 de marzo en que nadie hace quinielas para conocer el Ejecutivo que nombrará Míster Z, todos los focos se concentraban en una persona: Mariano Rajoy.

El día antes y, dicen sus enemigos que no por casualidad, Esperanza Aguirre había pronunciado en el Foro de ABC un magnífico discurso, imposible de dejar de suscribir, en defensa de la libertad. El “no me resigno” que fue repicado por radios y televisiones, así como publicado en decenas de periódicos y blogs. Ese mismo día y ante Rajoy Aguirre no descartó, aunque anuncio que por el momento no entra en sus planes, presentar candidatura durante la cita valenciana.

Así las cosas, afiladas plumas esperaban ávidas de sangre (política, claro) el discurso de Rajoy. “Se lo ha escrito Arriola”, pregonaban algunos el día de antes, dando a entender que el desastre que suele acompañar a las nihilistas y progres ocurrencias del marido de Celia Villalobos estaba garantizado. Es Arriola, el del “perfil bajo”, el eterno asesor áulico de los presidentes del PP desde tiempos de Aznar. Consejero que, por lo visto, podría encontrarse con que a él también le va a afectar el enfrentamiento entre las “dos almas” del PP en forma de un dirigente popular que podría tener ya decidido presentar una enmienda oficial en el Congreso para que el puesto y multimillonario parné del sociólogo sea sometido a votación. Reconozco que la idea me chifla.

Más lo cierto es que, pese al deseo de algunos, el discurso fue muy bueno y la réplica magnífica. Moderado, amable y firme. Muy firme. Eso sí, nada nuevo. Así finalizaba su primera intervención parlamentaria: “Con nosotros será muy fácil encontrarse porque el Partido Popular va a estar siempre en la defensa de los intereses de los españoles. Se lo diré de nuevo para que no haya malentendidos: estamos y estaremos en la defensa de la igualdad de todos los españoles, vivan donde vivan; en la defensa de sus derechos y en la defensa de la unidad de la nación española. Cualquiera que comparta estos principios lo tiene muy fácil para coincidir con nosotros“. Más claro imposible, ¿verdad? Pues no. No han pasado ni cuarenta y ocho horas desde entonces cuando ya algunos medios nos anuncian, basándose en unas en mi opinión desafortunadísimas declaraciones del líder de la derecha, que el PP ha renunciado a la política antiterrorista que viene defendiendo a lo largo de toda su corta vida –el PP es un partido nacido en democracia-. No me lo creo. No me lo creo porque tengo para mí que la gente, políticos inclusive, no puede cambiar tan radicalmente sus planteamientos de la noche a la mañana. No me lo creo porque sería un suicidio político. No me lo creo porque Rajoy ya ha dado muestras más que sobradas de principios y convicciones.

En todo caso, he ahí por qué el liderazgo de Mariano Rajoy es tan cuestionado por amplísimos sectores del PP. Porque un día convence y al siguiente defrauda. Porque intenta contentar al mismo tiempo a liberales y socialistas (o sea, centristas). Porque quiere quedar bien con todos. Porque nadie sabe de qué va. Porque calla demasiado. Y eso en política suele acabar muy mal. De hecho el Congreso del PP, a este paso, va a acabar como el rosario de la aurora, gane quien gane.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris